Aspectos Psicologicos Del Teatro

download Aspectos Psicologicos Del Teatro

of 22

  • date post

    06-Jul-2018
  • Category

    Documents

  • view

    268
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of Aspectos Psicologicos Del Teatro

  • 8/17/2019 Aspectos Psicologicos Del Teatro

    1/22

    ASPECTOS

    PSICOLÓGICOS

    DEL TEATRO

    Por el

    Dr. Federico Gómez R. de Castro

  • 8/17/2019 Aspectos Psicologicos Del Teatro

    2/22

    FOTOGR AFÍAS

    Actuación de Coros y Danzas de Tener i fe .

    ¿ f e ü ü W P w w ^

    D. Feder ico Gómez Rodríguez de Castro en [a exposición de su ponencia.

  • 8/17/2019 Aspectos Psicologicos Del Teatro

    3/22

    ASPECTOS PSICOLÓGICOS DEL TEATRO

    Por e l Dr . FEDERICO GÓMEZ R. DE CASTRO

    1 .  E l Teat ro , ac t iv idad lúd ica .

    1 . 1 .  D eterminac ion es ps ico lóg ica s .

    Ps icó logos y f i s ió logos han in ten tado desc r ib i r y exp l icar la na tura leza

    y s ign i f i ca do de l jue go, y de terminar su pues to en e l p lan genera l de la v ida .

    Todos aceptan como punto de par t ida que e l juego es una func ión

    necesar ia o a l menos  út i l .  Pero a -a hora de establecer mayores prec is iones

    se or ig inan desc r ipc iones d ispares .

    Por una par te se ha v is to en el juego un mecanismo de descarga de la

    fuerza v i ta l sobran te . La Natura leza , según es su norma, ha do tado super -

    abundantemente a los su je tos , que a l no p rec isar toda la energ ía pues ta a

    su d ispos ic ión para e l desar ro l lo de l p ro to t ipo ex is te nc ia l , p resc inden de

    e l la evacuándo la por a l iv iaderos de ios cua les uno muy impor tan te ser ía e l

    juego.

    Otros han v is to en e l juego s imp lemente la expres ión de un ins t in to de

    los seres v ivos hac ia la imi tac ión . La imi tac ión ser ía una tendenc ia o r ig ina l

    cons t i tu t iva de l haz de tendenc ias p r imar ias o rdenadas a la rea l izac ión de

    la v ida.

    Para Gross y o t ros , e l jueg o es un ensayo de las ac t iv idades ser ias

    que la v ida ex ig irá del sujeto adul to.

    También se ha pre tend ido exp l icar la ac t iv idad lúd ica como la respues ta

    a una tendenc ia inna ta a la competenc ia y a la superac ión , tendenc ia p re

    sente en todas las espec ies an ima les super io res y que cons t i tuye una cons

    te lac ión de es t ícu los se lecc ionados que conf iguran e l cuadro de la conduc ta

    animal .

    Para o t ros s imp lemente , sobre todo en e l ámbi to de los an ima les i r ra 

    c iona les , e l juego es un e je rc ic io de prop io domin io . Es ta perspec t iva ,

    como a lguna de las an ter io res , es tá fuer temente in f luenc iada por las teor ías

    de Gross , que, por haber empezado su es tud io sobre e l juego a base de

    la observac ión de espec ies an ima les , ins is te sobre todo en esas face tas

    de ad ies t ramien to que indudab lemente se cumplen en e l juego de los

    an ima les , pero que se mues t ran insu f ic ien tes para la de terminac ión de la

    ac t iv idad lúd ica en e l hombre , sobre todo en e l adu l to .

    C ie r tos ps icó logos in f lu idos por las cor r ien tes ps icoana l is tas han v is to

    en el jue go un desvío inocen te natura l de fuerzas inst int ivas pel ig rosa s.

    La agres iv idad sobre todo ver ía d isminu ida su pres ión sobre los ac tos

    21

  • 8/17/2019 Aspectos Psicologicos Del Teatro

    4/22

    vitales, vertiéndose en el pasatiempo de situaciones escamoteadas al ritmo

    normal de la existencia mediante el juego. Así la actividad lúdica sería un

    regulador eficaz de las cargas acumuladas en el subconsciente a través

    de las frustraciones o conflictos de las tendencias contrapuestas. La Natu

    raleza habría establecido en el juego una especie de arbotante que   con

    duciría la presión de tales cargas fuera del ámbito de la concienciación

    "seria".

    También la filiación psicoanalista es la explicación del juego como su

    cedáneo o compensación de la imposibilidad de realizar ciertos deseos

    imposibles en el orden

      real.

    Cada una de estas interpretaciones ha visto un aspecto real de la  acti

    vidad lúdica, pero ni aun colocadas sincréticamente unas junto a otras nos

    servirían para la elaboración de un concepto complejo del juego, puesto que

    los puntos de vista y las concepciones psicológicas en las que se basan

    son en muchos casos irreductibles.

    Así pues, la suma de todos los aspectos reseñados sigue siendo una

    descripción parcial del fenómeno lúdico.

    Dicha descripción se mantiene a un nivel insuficiente y en general no

    abarca el haz íntegro de repercusiones en las distintas zonas de la perso

    nalidad.  Si cualquiera de estas explicaciones fuera decisiva debería excluir

    a las demás bien incluirlas en una unidad superior.

    La cualidad primaria del juego no se pone de relieve en las exposicio

    nes enumeradas. Frente a cada una de ellas cabe siempre seguir preguntando:

    ¿Y el quid del juego dónde está? ¿Dónde está la "chispa", la "gracia", el

    " án g e l" ,  el "duende"? ¿Por qué chilla de placer el bebé? ¿Por qué se

    "envicia" el actor en su pasión? ¿Por qué una circunstancia de algún modo

    "ficticia" excita hasta el grado máximo a una multitud de espectadores, en

    algunos momentos de la representación?

    Esta "tensión", la intensidad del juego, no se explica por ningún aná

    lisis biológico, y es precisamente en esa intensidad, en esa tensión a la

    enajenación donde reside, según Huizinga, su ausencia. Desde un punto de

    vista de razón, la naturaleza podría haber dado a sus "criaturas" todas

    esas funciones necesarias, tales como mecanismos de descargas, de rela

    jación,

      aliviaderos de fuerzas instintivas, adiestramiento de exigencias vita

    les posteriores, comp ensación d e deseos irrealizables, etc , bajo la forma

    de ejercicios y reacciones mecánicas. Pero el hecho es que se dan en la

    tensión el gozo y la alegría del juego.

    Las palabras españolas arriba aludidas y que expresan esta esencia

    subyacente del juego son altamente significativas: gracia, ángel, chispa,

    duende. Y dígase lo mismo del francés "esprit" y del alemán "stimung"

    "witz".

    22

  • 8/17/2019 Aspectos Psicologicos Del Teatro

    5/22

    En todo caso hemos de vérnoslas con categorías primarias de la vida.

    Una categoría que no se pliega a los límites que separan al mundo animal

    del mundo humano. No puede vincularse en un plano meramente racional,

    puesto que esta subordinación al plano racional implicaría una limitación

    al ámbito humano, y he aquí que también los animales juegan. Sin embargo,

    al ser realizado por el sujeto humano, el juego deja traslucir el espíritu,

    es previo a cualquier ideología o forma de cultura. El carácter y naturaleza

    del juego atestigua de un modo brillante el carácter supralógico de nuestra

    situación en el cosmos. Es un mundo sometido a deterninismo físico como

    resultado de fuerzas físicas el juego es en el más completo sentido de la

    palabra una superabundancia.

    Los animales juegan, son algo más que meras cosas mecánicas. Nosotros

    jugamos y sabemos que jugamos y somos, por tanto, algo más que meros

    seres racionales, pues el juego es algo irracional. Dentro de un orden es

    tricto de actividad física el juego es inadmisible. Y lo que la reducción a

    un mero orden físico podría significar para el animal, ¡a reducción a un

    mero orden racional lo significaría para el hombre.

    El "homo ridens" aristotélico describe el hombre con parecidos títulos y

    eficacia que la caracterización de "animal racional".

    El juego no se deja determinar plenamente ni dentro de categorías bio

    lógicas ni dentro de categorías exclusivamente lógicas.

    a) El juego es una acción espontán ea. Un juego obligado deja de serlo.

    Esto lo distingue de un mero proceso natural. No presenta los caracteres

    de necesidad que presentan los procesos vitales naturales. No hay un tiempo

    ineludible para jugar. Puede ser relegado en todo momento. No está im

    puesto por necesidad física ni por necesidad moral.

    b) Es una actividad desinteresada. Las metas que sirve están fuera del

    ámbito de los intereses directamente materiales o de la satisfacción   indi

    vidual de las necesidades de la vida.

    c) Es una actividad incrustada en la vida ordinaria, y significa, sin em

    bargo, un paréntesis en la misma. Se juega dentro de límites de lugar y

    tiempo, más dentro de tales límites surge una ordenación original en la que

    el juego guarda su ritmo y su sentido en sí mismo. Empieza en un momento

    dado y en un momento dado se acaba, y junto a esta limitación temporal,

    y a medida que los juegos se socializan y ganan en complicación se impone

    también una limitación especial (plaza de toros, templo, club, campo, es

    cenar io) .

    23

  • 8/17/2019 Aspectos Psicologicos Del Teatro

    6/22

    d) Es una actividad representativa, apenas en