Cأ،nnabis - cأ،nnabis, entre un 10% y un 30% (Dinamarca y Reino Unido). En Espaأ±a encontramos...

download Cأ،nnabis - cأ،nnabis, entre un 10% y un 30% (Dinamarca y Reino Unido). En Espaأ±a encontramos un porcen-

If you can't read please download the document

  • date post

    21-Jun-2020
  • Category

    Documents

  • view

    0
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of Cأ،nnabis - cأ،nnabis, entre un 10% y un 30% (Dinamarca y Reino Unido). En Espaأ±a encontramos...

  • Cánnabis

  • Edita: MINISTERIO DEL INTERIOR Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas.

    General Técnica.

    Amador Calafat

    NIPO: 126-03-037-9 Depósito Legal: Impreso en papel ecológico

    Autor: Secretaría

  • 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. 9.

    ¿Qué es el cánnabis? 4 ¿Cuánta gente lo consume? 7 ¿Por qué la gente lo toma? 10 ¿Qué efectos tiene? 13 ¿Qué problemas produce? 16 Usos terapéuticos de los cannabinoides 23 Situación legal 26 Tratamiento 30 Prevención 33

    3

  • Qué es el cánnabis 1

  • E l nombre científico de la planta es desde hace siglos, sobre todo por sus cannabis sativa, y se viene cultivando propiedades industriales (su fibra ha servido para hacer cuerdas, velas y sus semillas han servido de alimento para ganado o pájaros),

    5

    bién ha tenido en algunas regiones a pero tam-

    tivo. En Europa nunca tuvo mucha importancia el uso medicinal ni tampoco el recreativo (este últi- mo se populariza a partir de los años 60). Se consumen las hojas y flores secas de la planta contenido de THC, tetrahidrocannabinol, que es que es lo que denominamos marihuana (con un el principal producto activo que actúa sobre el cerebro y que, por tanto, es el motivo por el cual algunas personas lo consumen, que va desde el 4% hasta el 20%), o bien la resina que se adquiere en forma sólida como tabletas o bolas que es lo que denominamos hachís (cuyo contenido va del 15 al de THC) que es una forma poco habitual de con- 30% de THC) o bien aceite de hachís (más del 50% seguirlo. Se han identificado más de 400 compo- nentes en dicha planta, de las cuales 61 son can- nabinoides, es decir compuestos que se parecen químicamente al THC. Al cultivarse en países templados la concentra- ción en principio activo (THC) se va perdiendo -a

    lo largo de la historia un uso medicinal y recrea-

  • 6 menos que se cultive artificialmente en interio- res- y es por lo que la planta que se cultiva para usos industriales no tiene ningún efecto si se con- sume. Es lo que llamamos cáñamo, y en Europa su cultivo es frecuente para estos usos. Desde que algunos productores europeos de cán- nabis ilegal se han introducido en el mercado, ha aumentado extraordinariamente la concentra- ción de THC en la planta. Un "porro" contenía antes una media de 10 miligramos de THC, mien- tras que los actuales pueden contener alrededor de 150 a 300 mgs. El THC es muy soluble en gra- sas, por lo que tiende a depositarse en los tejidos grasos del organismo, desde donde se va elimi- nando lentamente. Ello explica que su presencia en el cuerpo sea detectable en orina tras bastan- tes semanas después de haberse consumido y que al dejar de hacerlo después de un período de consumo habitual el cuadro de abstinencia sea mucho más leve que con otras drogas que se eli- minan muy rápidamente. La forma más habitual de consumirlo es en forma de cigarrillo preparado manualmente (que es lo que conocemos como porro, canuto, petardo,…) a base de marihuana sola o bien de tabaco mezcla- do con hachís. A veces se fuma utilizando pipas. Y en ocasiones se consume como si fuese un ali- mento formando parte, por ejemplo, de pasteles.

  • ¿Cuánta gente lo consume? 2

  • 8

    En la población general europea, ha probado alguna vez en la vida cánnabis, entre un 10% y un 30% (Dinamarca y Reino Unido). En España encontramos un porcen- taje del 24,4%. Y entre los escolares españoles de 14 a 18 años un 36,9% lo habría probado por lo menos una vez en su vida.

    H posteriormente, desde principios de los 90, no ha hecho más que subir. Por tanto, estamos ante un fenómeno muy cambiante y sensible a las cuestio- nes culturales. Ha probado alguna vez en la vida cánnabis en la población general europea entre un 10% y un 30% (Dinamarca y Reino Unido). En España encontra- mos un porcentaje del 24,4% según el estudio domiciliario en población general del año 2001. Respecto a las frecuencias de consumo referidas a los adultos jóvenes (de 16 a 34 años) un 17,3% lo habrían consumido durante el último año. Y si nos referimos a la población escolarizada española de 14 a 18 años tenemos que en el año 2002 un 36,9% lo había probado por lo menos una vez en su vida, mientras que un 22% lo había con- sumido dentro del último mes. Preocupa que no haya cesado de crecer este consumo entre esco- lares desde principios de los noventa.

    ubo un importante crecimiento de su consumo tanto en nuestro país como en muchos otros durante los años 60 y 70 que afectó sobre todo a estudiantes y a jóvenes con medios económicos. Pero durante los años 80 vuelve a bajar su uso de forma muy significativa, aunque

  • Desde la perspectiva de la salud pública lo más preocupante es el inicio temprano en el consumo en la adolescencia (la media de inicio en la población escolar de secundaria de 14 a 18 años es de 14,5 años) y que cada vez hay más adolescentes que hacen un consumo habitual.

    Otro aspecto importante desde la perspectiva de la salud pública no es tanto que lo haya probado tanta gente sino que se empieza a consumir tem- prano en la adolescencia (la media de inicio en la población escolar de secundaria de 14 a 18 años es de 14,5 años) y que el consumo siga, cada vez más, patrones de uso frecuente (desde una vez al mes a varias veces al día) puesto que esto es lo que se ha demostrado que puede tener más con- secuencias a corto y largo plazo. Pero además, hay otro factor agravante, y es que con frecuen- cia el consumo de cánnabis forma parte de un policonsumo de otras drogas legales o ilegales, circunstancia que debemos tener en cuenta, pues supone más problemas que el consumo aislado. Una parte importante de estos consumidores jóve- nes irán dejando de consumir a medida que se acerquen a los treinta años y empiecen a tener más obligaciones laborales o familiares. A partir de ese momento, la mayoría, o no lo consumirán o sólo harán un consumo esporádico. Pero una cierta proporción (que se calcula alrededor del 10% de todos los que lo han probado) seguirán consumien- do de forma abusiva a pesar de los problemas que les produce. Tienen más probabilidades de un con- sumo abusivo los que consumían diariamente y los que empezaron a consumir más jóvenes. Quienes quedan más atrapados en el consumo y en sus con- secuencias son jóvenes que pertenecen a contex- tos socio-culturales menos favorecidos.

    9

  • ¿Por qué la gente lo toma? 3

  • La actual situación de expansión del uso del cán- nabis puede ser analizada perfectamente en clave actualmente a partir de miles de productores de la

    económica. Un 25% del mer- cado europeo se abastece propia Europa. La prohibi- ción no es ningún estimulo para el consumo, según los propios jóvenes.

    M uchas veces sólo tenemos en mente a los grandes traficantes cuando pensamos en las drogas

    11

    de negocio, que siga creciendo el número de con- sumidores. Un 25% del mercado europeo, según algunos cálculos, se abastece actualmente a par- tir de miles de productores de la propia Europa y, por otro lado, está también la cuestión del auto- cultivo. El que cada vez más personas cultiven marihuana para su propio uso o para la venta, ali- menta un creciente negocio de semillas, abonos y utensilios que se venden en tiendas específicas. La actual situación de expansión del uso del cán- nabis puede ser analizada perfectamente en cla- ve económica. Y así, por ejemplo, podemos ver cómo en una lógica capitalista, Europa empieza a desarrollar mejores plantas y mejor tecnología para competir en el mercado, tanto por su cali- dad como por su precio contra un cánnabis impor- tado. Ello supone toda una estrategia de investi- gación, innovación, promoción y propaganda que se está realizando con gran éxito para convencer a los usuarios de la calidad del producto frente al cánnabis importado. También es necesario ganar nuevos consumidores, para lo que hay que dar a

    ilegales, pero dentro de Europa existen importantes intereses económicos e industrias en expansión que necesitan, como ocurre con cualquier otro tipo

  • 12 conocer las excelencias del producto y ponerlo de moda como en cualquier estrategia de marketing. La ganancia de los productores europeos se acer- ca a la mitad de lo que vale el producto en el mercado según algunos cálculos. Este mercado floreciente intenta aprovechar la curiosidad de tantos adolescentes, que es la cau- sa más importante (según el 32% de los 25.770 escolares encuestados) para iniciarse en el consu- mo, junto con experimentar nuevas sensaciones (14%) o divertirse (11%). Sólo un 3,2% conceden alguna importancia como motivo de consumo a que se trata de un producto prohibido, en contra de lo que piensan muchos adultos. Por tanto no son tanto los problemas (personales, de margina- ción, prohibiciones,...) lo que lleva a consumir sino un estilo de vida en el que priman las ganas de experimentar cosas nuevas, la moda y el pasarlo bien. Pero además del uso para la diversión -que es el que la gente conoce m