EL PLAN DEL DIABL© PARA DESTRUIR SU VIDA · en todas sus formas tanto plural como singular ... El...

of 152 /152

Embed Size (px)

Transcript of EL PLAN DEL DIABL© PARA DESTRUIR SU VIDA · en todas sus formas tanto plural como singular ... El...

  • E L P L A N D E L D I A B L PARA DESTRUIR S U VIDA

  • EL PLAN DEL DIABLEARA DESTRUIR SU VIDA

    DEREKPRINCE

  • A menos que se indique lo contrario, todas las citas bblicas han sido tomadas de la Santa Biblia, Versin Reina Yolera 1960 por la Sociedad Bblica Internacional. Aquellas citas bblicas sealadas (nvi) son tomadas de la

    Santa Biblia, Nueva Versin Internacional 1999 por la Sociedad Bblica Internacional. Usadas con permiso. Las citas bblicas sealadas (lbla) son

    tomadas de la Santa Biblia, La Biblia de las Amricas 1999 por The Lockman Foundation. Usadas con permiso.

    Traduccin al espaol por: Sara Castillo Ramos. Nota de la traductora: Para mayor facilidad de traduccin, el gnero masculino, en todas sus formas tanto plural como singular (i.e.: l, ellos, hombre, hombres, hijo, hijos, etc.), se utiliza en este libro en forma inclusiva para referirse a ambos

    gneros (masculino y femenino).

    L U C I F E R A L D E S C U B I E R T O : El plan del diablo para destruir su vida

    Publicado originalmente en ingls bajo el ttulo Lucifer Exposed: The Dev's Plan to Destroy Your Life

    Ministerios Derek Prince P. O. Box 19501

    Charlotte, NC 28219-9501 U S A www.derekprince.org

    I S B N : 978-0-88368-941-7 Impreso en los Estados Unidos de Amrica

    2007 Ministerios Derek Prince, Internacional

    Whitaker House 1030 Hunt Valley Circle

    New Kensington, PA 15068 www.whitakerhouse.com

    Library of Congress Cataloging-in-Publication Data

    Prince, Derek. [Lucifer exposed. Spanish]

    Lucifer al descubierto : el plan del Diablo para destruir su vida / Derek Prince. p. cm.

    Summary: "Explores the biblical account of Satan's history and characteristics, as well as his spiritual plot to undermine Christians and, ultimately, the

    kingdom of God itself" Provided by publisher. ISBN 978-0-88368-941-7 (trade pbk. : alk. paper) 1. Spiritual warfare. I. Title.

    BV4509.5.P74818 2007 235'.47dc22 2007012099

    Ninguna p a r t e de este libro podr ser r e p r o d u c i d a o t ransmit ida en n inguna fo rma o por ningn m e d i o electrnico o mecnicoincluyendo f o t o c o p i a , c in ta

    magnetofnica, sistema de a l m a c e n a j e y recuperacin (o reproduccin) de informacinsin el d e b i d o permiso escrito de los pub l icadores . Por favor enve sus

    preguntas a permiss [email protected]

    1 2 3 4 5 6 7 8 9 1 0 1 1 1 2 1*1 1 5 1 4 1 3 1 2 1 1 1 0 0 9 0 8 0 7

    http://www.derekprince.orghttp://www.whitakerhouse.commailto:[email protected]
  • C O N T E N I D O

    1. Nuestros enemigos invisibles 7

    2. Las lneas de combate estn trazadas 21

    3. En guerra contra el reino de las tinieblas 51

    4. El poder de la Cruz 73

    5. La naturaleza de la brujera 87

    6. La obra de la Cruz 111

    Acerca del autor 155

  • C A P T U L U N

    N U E S T R O S

    E N E M I G O S

    I N V I S I B L E S

  • C A P T U L U N

    N U E S T R O S E N E M I G O S I N V I S I B L E S

    Oh galotas insensatos! quin os fascin para no obedecer a la verdad.. ?

    Glatas 3:1

    E n 1963, el primer ao que estuve en Estados Unidos, fu i invitado a ser pastor de una con-gregacin pentecostal en Seattle, Washington. En aquellos das, yo era un poco ingenuo y no estaba acostumbrado a muchas de las cosas que pasan en la vida de la iglesia americana. La invitacin deca que los doce miembros de la junta unnimemente se haban puesto de acuerdo en invitarme. As que, mi esposa Lydia y yo empacamos nuestras pertenencias e hicimos el viaje a Seattle desde Minneapolis (donde vivamos en ese momento).

    Cuando llegamos a Seattle, descubr que los doce miembros de la junta eran las nicas personas que todava asistan a la iglesia los domingos! Adems, despus de slo un mes, todos ellos haban renunciado, excepto uno. Mi esposa y yo nos encontramos en medio

    9

  • L U C I F E R A L D E S C U B I E R T

    de una situacin extraordinaria. Esta congregacin haba estado llena con unos doscientos buenos pen-tecostales, bautizados con el Espritu. Ellos queran hacer lo correcto; no eran un grupo de reincidentes malvados. A medida que me los presentaban, ellos se mostraron muy respetuosos para conmigo. Pero era como si estuvieran perturbados. No importaba lo que yo deca o haca; no haba una respuesta real. Era una situacin desconcertante.

    = - Lydia era una tremenda C R E Y E N T E S mujer de oracin. Juntos

    . oramos: "Dios, tienes que B A U T I Z A D S N

    mostrarnos qu es lo malo E N A G U A Y

    que tienen estas per so-Q U E H A B L A B A N N A G E 1 D A R A M E N T E E N L E N G U A S m e d i r i g i a Qlatas 3:1: HECHIZADQS? "Quin los ha hechizado

    = a ustedes? (NVI). A l leer ese pasaje mi teologa fue real-

    mente desafiada. Pens: Pentecostalesl Creyentes bautizados en agua, que hablan en lenguashechiza-dos? Esto llamaba a una investigacin mayor.

    Supe que la esposa del pastor anterior se haba enamorado de uno de los miembros de la junta , y, que ste viva con ella. Ellos se las haban ingeniado para que la esposa se divorciara del pastor. Los miembros de la junta divorciaron a la esposa del pastor, y, sta se cas con el miembro de la junta. El pastor, ahora esposo anterior, se fue del rea y desafortunadamente

    10

  • N u e s T R s ENEmiGs I N V I S I B L E S

    se apart de la fe. Su ex esposa se convirti, de hecho, en la nueva pastora de la iglesiahasta que yo lle-gu. Esta mujer pareca controlar a la congregacin solamente con los ojos. Ms adelante me dijeron que cada vez que haba un asunto en la iglesia, ella deca: "Ahora bien, cuntos estn a mi favor? Levanten la mano". Al que no levantara la mano le clavaba su pen-etrante mirada. Ella los tena hipnotizados.

    Una vez que identificamos el problema, inmedia-tamente comprendimos que tenamos que entrar en oracin. Como resultado, sucedieron algunas cosas maravillosas en esa congregacin. Pero esa experiencia abri, de una manera personal, toda una nueva dimen-sin del reino espiritual. Cuando Pablo dijo: "Quin los ha hechizado a ustedes?" (NVI), l no slo estaba u t i -lizando la expresin como figura retrica. Pablo estaba hablando acerca de la realidad espiritual.

    {SNEmiGS I N V I S I B L E S

    Es una situacin muy peligrosa el tener enemigos activos y poderosos trabajando en contra de usted y no ser an consciente de que usted tiene dichos enemigos. Como cristianos, los enemigos a quienes enfrentamos no son personas de carne y sangre; son seres espiritua-les, seres invisibles. Los temas que vamos a tratar en este libro corresponden a asuntos que no son discerni-dos por los sentidos humanos. La Biblia habla de cosas que "ojo no vio, ni odo oy, ni han subido en corazn de hombre" ( I ra Corintios 2:9). Estas cosas son invisibles

    I I

  • 9 L U C I P E R A L DesCUBICRT

    B A U T I Z A D A S

    E N A G U A Y

    de una situacin extraordinaria. Esta congregacin haba estado llena con unos doscientos buenos pen-tecostales, bautizados con el Espritu. Ellos queran hacer lo correcto; no eran un grupo de reincidentes malvados. A medida que me los presentaban, ellos se mostraron muy respetuosos para conmigo. Pero era como si estuvieran perturbados. No importaba lo que yo deca o haca; no haba una respuesta real. Era una situacin desconcertante.

    = - Lydia era una tremenda C R E Y E N T E S mujer de oracin. Juntos

    oramos: "Dios, tienes que mostrarnos qu es lo malo que tienen estas perso-

    Q U E H A B L A B A N n a g ^ g ^ d a r a m e n t e E N L E N G U A S m e d i r i g i o a Qlatas 3:1: HECHZADQS? "Quin los ha hechizado

    = a ustedes1? (NVI) . A l leer ese pasaje mi teologa fue real-

    mente desafiada. Pens: Pentecostalesl Creyentes bautizados en agua, que hablan en lenguashechiza-dos? Esto llamaba a una investigacin mayor.

    Supe que la esposa del pastor anterior se haba enamorado de uno de los miembros de la junta , y, que ste viva con ella. Ellos se las haban ingeniado para que la esposa se divorciara del pastor. Los miembros de la junta divorciaron a la esposa del pastor, y, sta se cas con el miembro de la junta. El pastor, ahora esposo anterior, se fue del rea y desafortunadamente

    10

  • N U E S T R A S E N c m i G e s I N V I S I B L E S

    se apart de la fe. Su ex esposa se convirti, de hecho, en la nueva pastora de la iglesiahasta que yo lle-gu. Esta mujer pareca controlar a la congregacin solamente con los ojos. Ms adelante me dijeron que cada vez que haba un asunto en la iglesia, ella deca: "Ahora bien, cuntos estn a mi favor? Levanten la mano". Al que no levantara la mano le clavaba su pen-etrante mirada. Ella los tena hipnotizados.

    Una vez que identificamos el problema, inmedia-tamente comprendimos que tenamos que entrar en oracin. Como resultado, sucedieron algunas cosas maravillosas en esa congregacin. Pero esa experiencia abri, de una manera personal, toda una nueva dimen-sin del reino espiritual. Cuando Pablo dijo: "Quin los ha hechizado a ustedes?" (NVI), l no slo estaba u t i -lizando la expresin como figura retrica. Pablo estaba hablando acerca de la realidad espiritual.

    f 5NEmiGS I N V I S I B L E S

    Es una situacin muy peligrosa el tener enemigos activos y poderosos trabajando en contra de usted y no ser an consciente de que usted tiene dichos enemigos. Como cristianos, los enemigos a quienes enfrentamos no son personas de carne y sangre; son seres espiritua-les, seres invisibles. Los temas que vamos a tratar en este libro corresponden a asuntos que no son discerni-dos por los sentidos humanos. La Biblia habla de cosas que "ojo no vio, ni odo oy, ni han subido en corazn de hombre" ( I ra Corintios 2:9). Estas cosas son invisibles

    I I

  • y L U C I F E R A L D E S C U B I E R T

    y espirituales. Solamente pueden ser comprendidas por medio de las Escrituras. No existe otra fuente de informacin confiable.

    Muchas personas se imaginan que lo que vemos, tocamos, omos y gustamos, son las nicas cosas ver-daderamente reales. Sin embargo, a lo largo de las po-cas pasadas, los filsofos han llegado a la conclusin de que lo que vemos, tocamos, omos y gustamos ver-daderamente no son reales; son temporales y a menudo muy engaosos. Estos filsofos nos han advertido que no se puede confiar solamente en los sentidos.

    Y la Biblia est de L e s E N E m i G e s Q U E acuerdo! Pablo dijo que las

    E N F R E N T A m e s Nffi cosas que se ven son t r a n -

    E S P I R I T U A L E S , S E R E S . , , sensorial esta muriendo;

    no perdura. (Vase 2da Corintios 4:18). Pero el mundo espiritual, el cual no podemos ver, ese que no podemos percibir con nuestros sentidos, es la verdadera reali-dad. Es el nico que perdurar.

    As que, cuando tocamos el tema de los enemigos invisibles, tenemos que empezar haciendo un ajuste mental. Tenemos que decirnos a nosotros mismos: "No me voy a l imitar a las cosas que puedo ver, tocar, or y gustar; voy a abrir mi corazn y mente a la revelacin

    12

    S A N G R E , SN S E R E S

    SN D E C A R N E N I sitorias; las cosas que no se ven son eternas. En otras palabras, nuestro mundo

    I N V I S I B L E S . por consiguiente, slo es parcialmente real porque

  • N u e s T R s eNEmiGs I N V I S I B L E S

    registrada en las Escrituras por medio del Espritu Santo, y, a aquellas cosas que son de un mundo dife-rente".

    Pablo or para que Dios pudiera darles a los cris-tianos de Efeso un espritu de sabidura y revelacin en el conocimiento de l (Vase Efesios 1:17). Yo oro de la misma manera por nosotros: Que Dios nos con-ceda sabidura y revelacin mientras abrimos nuestros corazones a Su Palabra, porque estamos tratando con asuntos que se hacen conocidos solamente por medio de la revelacin.

    Con lo que vamos a tratar, esencialmente, son dos reinos opuestos en guerra el uno contra el otro. Pero no son reinos naturales tales como Gran Bretaa, Suecia o los Estados Unidos. Son reinos espirituales invisibles. El uno es el reino de Dios y el otro es el reino de Satans.

    E L L U C E R D E L A I A A N A

    En Isaas, se nos presenta a un ser llamado Luci-fer. En la raz latina, la palabra Lucifer significa "el que trae luz". En hebreo, la palabra es traducida como "lucero de la maana". En cualquier idioma, Lucifer fue presentado como un ser radiante, bril lante y glo-rioso. Yo creo que l fue lo que se refiere como a un arcngel. La palabra are [o arz\, de su raz griega, significa "gobernante". La misma palabra se usa en la palabra arzobispo, un obispo que gobierna a otros obispos. De este modo, un arcngel es un ngel que

    13

  • L U C I F E R A L D E S C U B I E R T

    gobierna [o supervisa] a otros ngeles. As que, Luci-fer fue uno de los arcngeles principales, junto con Miguel y Gabriel 1, en los ejrcitos celestiales de Dios.

    Sin embargo, en algn punto, Lucifer cometi un grave error. El lleg a ocuparse tanto de su propia gloria que busc la manera de volverse igual a Dios e hizo rebelin contra su Creador. Al llegar a este punto, resulta muy interesante comparar la rebelin de Lucifer con la obediencia de Jess. Lucifer fue un ser creado, no igual a Dios, busc la igualdad con Dios y cay. En relacin a Jess, Filipenses 2 declara, "quien, siendo por naturaleza Dios, no consider el ser igual a Dios como algo a qu aferrarse" (versculo 6, NVI ) . Jess era igual a Dios, se humill a S mismo, y ltimamente fue levantado arriba.

    Volviendo a Isaas, nosotros vemos las motivacio-nes de Lucifer para su rebelin:

    Como caste del cielo, oh Lucero, hijo de la maana! Cortado fuiste por tierra, t que debilitabas a las naciones. (Isaas 14:12)

    Ntese que, en los siguientes dos versculos, las frases "subir", "levantar", "sentar" y "ser" se dan en primera persona. Esto da un ejemplo de la volun-tad o disposicin de la criatura para oponerse a la vo-luntad de Dios.

    1 Referencias bblicas acerca del arcngel Miguel: Daniel 10:13, 21; 21:1; Judas 9; Apocalipsis 12:7. Referencias bblicas acerca del arcngel Gabriel : Daniel 8:16; 9:21; Lucas 1:26.

    14

  • N u e s T R . e s E N E m i G e s I N V I S I B L E S 9 T que decas en tu corazn: Subir al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levan-tar mi trono, y en el monte del testimonio me sentar, a los lados del norte; sobre las alturas de las nubes subir, y ser semejante al Alt-simo. (Isaas 14:13-14)

    La ambicin de Lucifer era la de ascender a una posicin de igualdad con Dios. Se consider a s mismo tan sabio, tan bello y tan glorioso que pens aparente- ^ A A i B i c i N mente para s: Yo puedo ser D L U C I F E R E R A Dios. Las Escrituras sugie-

    _ T , LA DE A S C E N D E R ren que Lucifer socavo la t u , , , , A U N A p e s i c i N lealtad de una tercera parte de los ngeles de Dios y los D E B A L D A D arrastr con l en su rebelin C N D i e s . y en su cada. En respuesta, ~ Dios dijo: "Pero has sido arrojado al sepulcro, a lo ms profundo de la fosa!" (Isaas 14:15, NVI) .

    En Ezequiel 28, vemos otro cuadro de este notorio ser. El captulo est divido en dos secciones, cada una es una lamentacin o declaracin de ayes [o dolor]. La primera seccin se centra en el prncipe de Tiro ; la segunda, es acerca del rey de Tiro. Haciendo un estu-dio ms detallado, nos damos cuenta que el prncipe de Tiro era un ser humano. Est claramente establecido que era un hombreaunque l reclamaba ser un dios. Por otro lado, es igualmente obvio que el rey de Tiro

    15

    http://NuesTR.es
  • L U C I F E R A L D E S C U B I E R T

    no era un ser humano. En este captulo se nos da una vislumbre de cmo trabaja Satans. Tenemos a un gobernante humano, el prncipe de Tiro, y, detrs de l, en el reino invisible, tenemos al gobernante satnico, el rey de Tiro. El gobernante humano no es ms que una marioneta que ejecuta segn las cuerdas del reino invi-sible le dictan sus movimientos. Cuando usted comienza a ver esta verdad, la historia y la poltica toman un sig-nificado muy diferente. Mientras examinamos muchos de los llamados grandes e infames hombres de la histo-r ia, comenzamos a ver la evidencia de las cuerdas que guiaban sus movimientos.

    T eras el sello de la perfeccin, lleno de sabi-dura, y acabado de hermosura. En Edn, en el huerto de Dios estuviste; de toda piedra pre-ciosa era tu vestidura; de cornerina, topacio, jaspe, crislito, berilo y nice; de zafiro, car-bunclo, esmeralda y oro; los primores de tus tamboriles y flautas estuvieron preparados para ti en el da de tu creacin.

    (Ezequiel 28:12-13)

    Est ampliamente aceptado por los eruditos bblicos que Lucifer era responsable de organizar la adoracin del cielo. l era un msico experto y con-tina utilizando la msica como un medio para cauti-var a las personas hasta hoy en da.

    T, querubn grande, protector, yo te puse en el santo monte de Dios, all estuviste; en medio

    16

  • N U E S T R S S E N f i m i G e s I N V I S I B L E S

    de las piedras de fuego te paseabas. Perfecto eras en todos tus caminos desde el da que fuiste creado, hasta que se hall en ti maldad. A causa de la multitud de tus contrataciones fuiste lleno de iniquidad, y pecaste; por lo que yo te ech del monte de Dios, y te arroj de entre las piedras de fuego, oh querubn protector.

    (Ezequiel 28:14-16)

    Ahora hagamos una pausa por un momento para examinar una palabra fascinante que aparece en este pasaje: "contrataciones". En hebreo significa " i r de arriba para abajo como un chismoso, como un agita-dor, con secreto, disimulada incitacin". Hoy llama-mos a eso campaa o cabildeo. As fue como Lucifer aisl la lealtad de los ngeles: yendo de un lado a otro, declarando en efecto: "Mrenme. Ven cuan hermoso e inteligente soy? No piensan ustedes que yo puedo ser mejor gobernante que Dios? Y como saben, Dios realmente no los aprecia a ustedes. Si ustedes se me unen, les dar una posicin ms alta en mi reino que la que tienen en este momento".

    Miremos algunos de los usos de la palabra contratacin para ver la exactitud de su descripcin: "No andars chismeando entre tu pueblo" (Levtico 19:16). Este versculo describe a un calumniador, una persona que trae falsas insinuaciones y acusaciones. Lucifer acus falsamente a Dios de ser un dspota, un tirano que se preocupa de Su propia grandeza y gloria, sin aprecio para estos ngeles que tan fielmente le servan a El .

    17

  • L U C I F E R A L D E S C U B I E R T

    En Proverbios 11, de nuevo se emplea la misma palabra: "El que anda en chismes descubre el secreto; ms el de espritu fiel lo guarda todo" (versculo 13). Aqu vemos un contrastelo opuesto a un chismoso es un hombre "de espritu fiel".

    En Proverbios 20, hay otro ejemplo vivido de la misma palabra: " E l que anda en chismes descubre el secreto; no te entrometas, pues, con el suelto de len-

    estaba dando. Esto es tan vivido para m porque he visto esta actividad muchas veces a nivel humano en las iglesias y en otros lugares. Y es exactamente la misma persona quien ha estado detrs de esa activi-dad a travs de la historia. Con adulacin y mentiras es como Lucifer hace las cosas.

    En Jeremas 6:28; 9:4 y Ezequiel 22:9 la palabra se traduce como calumniador. Es la misma palabra hebrea: un chismoso, un calumniador, una persona que va de aqu para all sembrando descontento y deslealtad, utilizando la adulacin y tergiversando la autoridad.

    H A C E L A S C S A S .

    C N A D U L A C l N

    Y IENTIRAS ES

    cem L U C I F E R

    gua" (versculo 19). El chismoso y el adulador estn muy estrechamente relacionados el uno con el otro. En otras palabras, Lucifer adul a estos nge-les hacindoles creer que l les dara un trato mucho mejor que el que Dios les

    18

  • N . U E S T R S E N E m i G S I N V I S I B L E S

    E L R G U L L D E L U C I F E R

    Volviendo a Ezequiel 28, vemos precisamente lo que caus la cada de Lucifer.

    Se enalteci tu corazn a causa de tu hermo-sura, corrompiste tu sabidura a causa de tu esplendor. (Ezequiel 28:17)

    Cul fue la motivacin inicial de Lucifer? Cul fue el primer pecado? El orgullo. El primer pecado tuvo lugar en el cielo, no en la tierra. No fue la embria-guez ni fue el adulterio, tampoco fue la mentira. Fue el orgullo. Y contina siendo el ms mortfero de todos los pecados. Hay cantidad de feligreses que ni siquiera soaran en cometer adulterio o embriagarse, pero que fcilmente son incitados al orgullo sin darse cuenta de lo peligroso que eso realmente es.

    El arcngel Lucifer era tan hermoso que se volvi orgulloso. La transicin de arcngel Lucifer a Satans fue completada por medio de su orgullo.

    Con la multitud de tus maldades y con la ini-quidad de tus contrataciones profanaste tu santuario. (Versculo 18)

    Lucifer haba sido responsable del santuario de Dios en el cielo. l estaba a cargo de la adoracin. l era el querubn que cubra el lugar donde la presencia de Dios se manifestaba. l era el responsable de la msica. El era un artista. El era muy diestro. Pero se rebel y cay. Vaya orgullo!

    19

  • CAPTULe DffiS

    LAS L N E A S D E C O M B A T E

    E S T N T R A Z A D A S

  • C A P T U L DffiS

    L A S L N E A S D E C O M B A T E E S T N T R A Z A D A S

    Pero Satans se levant contra Israel. I r a Crnicas 21:1

    Lucifer era quizs el ms sabio y hermoso entre todas las criaturas de Dios. Pero las Escritu-ras dicen que su corazn se enalteci (Vase Ezequiel 28:2-19). Despus de acrecentar su orgullo a causa de su sabidura y belleza, y, despus de incu-bar su plan de rebelin contra Dios, l fue echado de la presencia de Dios y los ngeles traidores tambin fueron echados con l.

    Para contrarrestar los efectos de la rebelin de Luci-fer, Dios traz un plan alternativo. Siendo que el orgullo haba sido la raz de la rebelin de Lucifer, la respuesta de Dios fue crear un tipo de criatura diferenteuno que estuviera destinado a ocupar el lugar de Lucifer. La nueva criatura que Dios plane para este propsito fue el hombre. O, como se refiere a l en el hebreo: Adn, teniendo en mente que Adn es un nombre propio, tam-bin como es el nombre de nuestra raza.

    23

  • L U C I F E R A L D E S C U B I E R T

    L P L A N A L T E R N A T I V D E D l S

    Dios cre a Adn diferente a cualquier otra cria-tura . Hubo algo especial en el modo de la creacin de Adn que fue diseado en la mente del Creador para que mi l i tara contra el orgullo. Adn provino de una fuente diferente a la de cualquier otro ser creado que conozcamos: lo ms bajo, lo ms humilde. Sin embargo, Dios lo hizo capaz de convertirse en lo ms alto. Dios combin en Adn ambas cosas, lo ms bajo y lo ms alto. En Gnesis se encuentra la descripcin de la creacin de Adn:

    Entonces Jehov Dios form al hombre del polvo de la tierra, y sopl en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente [o tuvo "alma"]. (Gnesis 2:7)

    Para m, ese cuadro es tan vivido. Y yo creo que tuvo lugar t a l como est descrito. Puedo ver al gran Creador, Aquel por medio del cual fueron creadas todas las cosas como lo revela el Nuevo Testamento, al eterno Hijo de Dios, a la Palabra de Dios, a la segunda persona de la Deidad. Yo lo veo a l all en el huerto, inclinado y con Sus divinos dedos moldeando una per-fecta f igura de arcilla. No obstante, aunque era tan perfecta, era solamente arcilla. Luego el Creador se inclin todava ms. l coloc Sus labios divinos en aquellos labios de arcilla, Sus divinas fosas nasales en aquellas fosas nasales de arcilla, y El sopl en ellos aliento de vida.

    2 4

  • L A S LNEAS D E ceiBATE ESTN T R A Z A D A S

    Permtanme sealarles cinco hechos vitales acerca de la creacin del hombre, o Adn, como est revelado en este pasaje. En primer lugar, esta es la primera vez en el registro de las Escrituras que se introducen nombres personales. Se lee as: "Y Dios el Seor form al hombre [Adn]" (NVI). "EL SEOR" (en maysculas pequeas), es el nombre sagrado personal del verdadero Dios. Nosotros generalmente le llama-mos Jehov. Los eru-

    U E H U B I E R A U N A

    R E L A C I N D E P E R S 0 N A

    A P E R S 9 N A .

    ditos modernos dicen que probablemente sea U N Diffis P E R S S N A L Yahv. Pero aqu est C R E A U N H 9 I H B R E la cosa importante que P E R S N A L P A R A debemos recordar: es un nombre personal. De igual manera, el hombre (Adn), tiene un nombre personal. As que, un Dios personal cre a un hombre personal para que hubiera una relacin de persona a persona. Esto indica que la gran intencin del Creador esta-blece un compaerismo con Su criatura, de persona a persona.

    Segundo, vemos que Dios se inclin para crear al hombre. l se dobl hacia el polvo y form el cuerpo; luego El se inclin todava ms para poner Sus labios en aquellos labios de arcilla y sopl Su divino aliento en ese cuerpo. Dios se inclin [o sea descendi] para crear al hombre.

    25

  • L U C I F E R A L D E S C U B I F R T

    Tercero, Dios imparti de S mismo al hombre. El sopl Su propio aliento divino dentro de aquel cuerpo de arcilla.

    Cuarto, como resultado, Dios combin en el hom-bre lo ms bajo y lo ms altoo sea, lo que proviene directamente de Dios mismo y lo que proviene de la t ierra, del polvo. Puede comprender algo de usted mismo cuando considera esto? Hay algo muy alto y algo muy bajo en usted. Y una gran parte de nues-t r a experiencia total es el conflicto en cada uno de nosotros entre lo alto y lo bajo.

    El quinto hecho es que ahora el hombre tiene el potencial para una relacin dual con Dios. Por medio de su espritu, el cual provino de Dios, el hombre se relaciona con Dios. Pero por medio de su cuerpo, el cual provino de la t ierra, el hombre se relaciona con el mundo. Por lo tanto, de nuevo, vemos algo que es ver-dadero en nuestra experiencia. Hay algo en nosotros que se relaciona con Dios, lo cual fue creado para compaerismo con l, para entablar una relacin de persona a persona. Sin embargo, tambin hay algo en nosotros que es muy terrenal que se relaciona con este mundo.

    Aqu tenemos un cuadro del plan alternativo de Dios. El querubn creado se haba cado. Por con-siguiente, para socavar la tendencia hacia el orgullo, Dios cre otra clase de ser de una fuente diferentela tierraser dentro del cual l sopl Su propia vida divina.

    2 6

  • L A S LNEAS D E C e i I I B A T E ESTN T R A Z A D A S

    fSL C O N T R A A T A Q U E DE SATANS

    Satans, el ngel ya cado, el enemigo de Dios y del hombre, tom represalia. El tena particular enemis-tad contra el hombre por dos razones. En primer lugar, l poda atacar la imagen de Dios en el hombre. Como usted ve, el hombre es la representacin visible de Dios ante el resto de la creacin. Satans no poda tocar a Dios mismo, pero poda hacer guerra contra la propia imagen de Dios dentro del hombre. Su deleite era manchar esa imagen, destruirla, humil larlay con ese f i n l ha trabajado incansablemente.

    La segunda razn por la que Satans tuvo t a l malicia hacia el hombre fue debido al hecho de que el hombre estaba destinado a tomar el lugar de dominio de Satans. Desde el momento de la creacin del hom-bre, Satans lo vio como un rival a quien l necesitaba eliminar.

    Irnicamente, Satans procur hacer caer al hom-bre con el mismo medio que caus su propia cada. Ese proceso se escribe en Gnesis. En forma de la ser-piente, Satans lleg hasta el huerto donde Dios haba colocado a Eva con Adn y los tent a desobediencia y rebelin. Este es el registro del engao y la cada:

    ha serpiente era ms astuta que todos los animales del campo que Dios el Seor haba hecho, as que le pregunt a la mujer: Es verdad que Dios les dijo que no comieran de ningn rbol del jardn?Podemos comer

    27

  • 9 L U C I F E R A L D E S C U B I E R T del fruto de todos los rbolesrespondi la mujer. Pero, en cuanto al fruto del rbol que est en medio del jardn, Dios nos ha dicho: "No coman de ese rbol, ni lo toquen; de lo contrario, morirn". Pero la serpiente le dijo a la mujer:No es cierto, no van a morir! Dios sabe muy bien que, cuando coman de ese rbol, se les abrirn los ojos y llegarn a ser como Dios, conocedores del bien y del mal.

    (Gnesis 3:1-5, NVI)

    Para nuestro asombro, todos estamos familiariza-dos con esta informacin. Eva fue persuadida mediante la tentacin de Satans, la serpiente; ella levant su mano, tom la f ruta y convenci a su esposo para que ================ se uniera a la desobedien-

    D E S D E E L memENT ciadeella. D E L A C R E A C i N D E L Quiero sealar tres

    HmBRE, S A T A N S fases especficas de la L vi cm UN tentacinla manera en

    R I V A L A L Q U E que Satans vino contra D E B A ELimiNAR. Adn y Eva para seducir-

    los a que se rebelaran.

    El primer ataque de Satans iba dirigido contra la palabra de Dios t a l como l se la haba trasmitido a Adn y Eva. Dios le haba dicho a Adn: "Pero del rbol del conocimiento del bien y del mal no debers comer. El da que de l comas, ciertamente morirs" (Gnesis 2:17). El primer mtodo de Satans fue poner en dudas la palabra de Dios. l le dijo a Eva: "Es

    2 8

  • L A S L N E A S D E C I I I B A T E E S T N T R A Z A D A S

    verdad que Dios les dijo que no comieran de ningn rbol del jardn?" (Gnesis 3:1, NVI). Satans fue muy sutil al empezar con una negacin directa, por lo que comenz con una pregunta. Su inters era desacreditar la pala-bra de Dios. Cuando Eva le dio lugar a la pregunta, l entonces procedi a desacreditar a Dios mismo.

    Seguidamente la serpiente le dijo a la mujer: "No es cierto, no van a morir! Dios sabe muy bien que, cuando coman de ese rbol, se les abrirn los ojos y llegarn a ser como Dios, conocedores del bien y del mal" (verscu-los 4-5, NVI) . El hincapi de esa declaracin es evidente. La implicacin es que Dios era un tirano arbitrario que, despus de crear a Adn y Eva, los mantena en una posicin ms baja de lo que ellos se merecan. Satans infiri que Dios saba que ellos tenan el potencial y la habilidad para llegar a ser algo ms alto, pero que El los estaba manteniendo en sujecin arbitraria e i r ra -zonable. Habiendo primero desacreditado la palabra de Dios, Satans procedi a desacreditar el carcter de Dios. l quera darles una falsa imagen de su amoroso y clemente Creador. Al desacreditar la palabra de Dios y el mismo carcter de Dios, l quera pintar a Dios como un dspota arbitrario.

    En la tercera fase, Satans ofreci a Adn y a Eva, la misma motivacin que le ocasion a l su cadala esperanza de ser igual a Dios. El dijo: "Cuando coman de ese rbol, se les abrirn los ojos y llegarn a ser como Dios, conocedores del bien y del mal" (versculo 5, NVI) . En efecto, l estaba diciendo: "Ustedes ya no necesitan

    29

  • L U C I F E R A L D E S C U B I E R T

    depender ms de Dios. Tendrn el conocimiento sufi-ciente que los har igual a Dios". Esa tentacin fue exactamente la que impuls su cada: "Ser semejante al Altsimo" (Isaas 14:14, NVI) haba dicho l. Ahora l le estaba diciendo a Adn y a Eva: "Ustedes sern como Dios. Esta posicin de sujecin y dependencia en que ustedes se encuentran, no es digna de ustedes. Ustedes estn capacitados para un destino ms alto. Aspiren y alcancen el conocimiento que los libertar de esta dependencia esclavista de su Creador".

    Est claro que el pecado de Adn fue una copia al carbn del error de Satans. Ambos, Satans y Adn fueron creados a un cierto nivelun nivel que era bendecido, designado y ordenado por Dios. Pero por medio del orgullo, ambos aspiraron alcanzar la igualdad con Dios. Y esperando alcanzarlo, cayeron. Recuerde que "todo el que a s mismo se enaltece ser humillado" (Lucas 14:11).

    A N ms B A J

    Cmo respondera ahora Dios a la cada de Adn? En la creacin del hombre Dios se inclin hasta el polvo, pero en la transicin de la creacin a la reden-cin Dios se inclin an ms bajo. La respuesta de Dios al orgullo es siempre la humildad. Mientras ms orgullo encuentra Dios, ms demuestra Su humildad.

    El hombre ha cado. l estaba alejado, un rebelde. Dios no lo abandon. Gracias a Dios por eso. En la per-sona de Jesucristo, Dios se inclin al ms bajo nivel. l

    3 0

  • L A S L N E A S D E C S I B A T E E S T N T R A Z A D A S 9

    ITIAS R G U L L

    ENCUENTRA D l S ,

    mS DEmUESTRA Su H U m i L D A D .

    mismo se identific con la raza cada y expi su culpa. Despus, para cerrar con broche de oro, l exalt a estas cadas, pero redimidas, criaturas al lugar ms alto del universo, demostrando continuamente un principio inmutable: " E l camino a la exaltacin, m i A

    ' miENTRAS es la humildad" [o sea, para llegar hasta arriba debemos comenzar desde abajo].

    Miremos algunos pas-ajes que, antes que todo, hablan de cmo Cristo se identific a S mismo con la raza humana y suprimi la culpa.

    Por tanto, ya que ellos son de carne y hueso, l tambin comparti esa naturaleza humana para anular, mediante la muerte, al que tiene el dominio de la muertees decir, al diablo, y librar a todos los que por temor a la muerte estaban sometidos a esclavitud durante toda la vida. (Hebreos 2:14-15, NVI)

    Anteriormente, yo seal que cuando Adn se rebel, en vez de llegar a ser un rey, se convirti en esclavoun esclavo de Satans, un esclavo de la muerte, un esclavo de la corrupcin. Ya no era libre. Pero para liberarlo de esa esclavitud, Jess mismo tom la naturaleza admica, la condicin humana. Para compartir en forma humana, El mismo tom

    3 1

  • L U C I F E R A L D E S C U B I E R T

    la misma carne y sangre que usted y yo tenemos. La importancia de esto es que por medio de Su muerte, l destruira al que tiene el poder de la muerte (el dia-blo) y nos libertara a todos nosotros que estbamos en la esclavitud hasta el temor de la muerte.

    Lo que Jess logr fue una total identificacin. Para poder redimir a todos los humanos, Jess mismo tom la naturaleza del hombre, la criatura cada. Esto tambin es declarado en I r a Pedro:

    l mismo, en su cuerpo, llev al madero nues-tros pecados, para que muramos al pecado y vivamos para la justicia. Por sus heridas uste-des han sido sanados. ( Ira Pedro 2:24, NVI)

    En la cruz, Jess lleg a estar totalmente identifi-cado con nuestro pecado, con nuestra culpa. l mismo lleg a ser la ltima y ms grande ofrenda de culpabili-dad que quit el pecado y la culpa de la raza humana. El llev nuestro pecado. El llev nuestro castigo. Nuestras heridas pasaron a ser Sus heridas. Y El muri nues-t r a muerte. Como nuestro representanteel ltimo Adn elimin aquella culpa de rebelin, colgando all en la cruz, vertiendo la sangre de Su vida, entregn-dose totalmente para redimirnos.

    Y luego esta simple declaracin:

    Porque Cristo muri por los pecados una vez por todas, el justo por los injustos, a fin de lle-varlos a ustedes a Dios. ( I ra Pedro 3:18, NVI)

    32

  • L A S L N E A S D E c e m B A T e E S T N T R A Z A D A S

    Esa es una total identificacin. El Justo tom el lugar del injusto, del rebelde, del extranjero, del que se volvi contra Dios. l padeci la muerte que nos tocaba, para as liberarnos del temor de la muerte y reconciliarnos con Dios.

    A medida que vemos ms all de la identificacin de Cristo con nosotros, encontramos que a cambio, por medio de la fe y el arrepentimiento, nosotros podemos ser identificados con Cristoidentificados no solamente en Su muerte, sino en Su subsecuente exaltacin. Este es el gran misterio de la identifi-cacin; primero, Cristo con nosotros; luego, nosotros, por medio de la fe, con Cristo.

    Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor por nosotros, nos dio vida con Cristo, aun cuando estbamos muertos en pecado. Por gracia ustedes han sido salvados! Y en unin con Cristo Jess, Dios nos resucit y nos hizo sentar con l en las regiones celes-tiales. (Efesios 2:4-6, NVI)

    Nuestra redencin es el otro lado de la moneda, el lado opuesto de la identificacin. Primero, Jess se identific a S mismo con nosotros, la raza cada. l tom nuestro lugar. El pag nuestro castigo. El muri nuestra muerte. l expi nuestra culpa. Luego, a cambio, reconociendo estos hechos e identificndonos nosotros con El por fe, nos identificamos con El en todo lo que sigue a Su muerte. Este pasaje de Efesios

    33

  • L U C I F E R A L D E S C U B I E R T

    2 establece tres grandes pasos de nuestra identifi-cacin con Jess: Con Cristo, Dios nos reaviv, Dios nos levant, y, con Cristo, Dios nos resucit. Pero esto no para ah. Dios nos sent con l en el reino celes-t ia l . Cristo est sentado en un trono; Dios nos sent con El . El nos entroniz con Cristo. Ntese estos tres pasos ascendentes de nuestra identificacin con Jess: nos reaviv con El , nos resucit con El y nos entroniz con l. Es el mismo principio inmutable: El camino a la exaltacin, es la humildad. Vamos de lo ms bajo a

    lo ms alto.

    E L Q U E S E HumiLLA Asombrosamente , Dios hizo de stas criatu-

    S E R A E N S A L Z A D .

    E L Q U E S E E N S A L Z A

    S E R HUmiLLAD.

    ras redimidas, que estu-vieron cadas y fueron levantadas, Su eterna demostracin, ante todo

    el universo, de que Dios exalta de lo ms bajo a lo ms alto. Por favor no pase por inadvertido el principio que transcurre por toda la historia de la redencin. No es slo un asunto de historia. Es un asunto del cumplimiento de una ley universal: El que se humilla, ser ensalzado (Vase de nuevo Lucas 14:11).

    U N s L sACRif ic i

    La muerte de sacrificio de Jess en la cruz es la nica base de la provisin de Dios para cada nece-sidad de toda la raza humana. En vez de que Dios l levara a cabo diferentes acciones en diferentes

    34

    II IIIII k I i i 111 i

  • L A S L N E A S D E C S I B A T E E S T N T R A Z A D A S

    pocas, las Escrituras dicen: "Porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santifica-dos" (Hebreos 10:14). El escritor de hebreos explic que despus de que Jess haba ofrecido ese sacri-ficio, El "se sent a la diestra de Dios" (versculo 12). Por qu se sent? Porque l ya no tendra que ofrecerlo otra vez.

    Por medio de la cruz, Jess le administr a Sata-ns y a su reino una derrota total , permanente e i r re -versible. Jess ya no tendr que hacer esa obra otra vez. Satans ya ha sido derrotado. Usted y yo no tene-mos que derrotar a Satans. Sino que simplemente debemos hacer nuestra la victoria que Jess ya ha ganado y caminar en esa victoria.

    Dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz. (Colosenses 1:12)

    Nuestra herencia est en la luz, y no hay oscuri-dad alguna en ella. Est totalmente en la luz Cmo lo hizo l?

    El cual nos ha librado de la potestad [prefiero decir dominio] de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redencin por su sangre, el perdn de peca-dos. (Versculos 13-14)

    As que, mediante la redencin recibida a travs de la sangre de Jess nosotros hemos sido libertados

    35

  • L U C I F E R A L D E S C U B I E R T

    del dominio de las tinieblas y trasladados, o llevados, al reino de amor del Hijo de Dios.

    Esa palabra que es traducida como dominio o potestad es en realidad la palabra griega normal para "autoridad". Al hablar de dominio o potestad, es muy importante que nosotros entendamos que Satans tiene autoridad. Por qu tiene autoridad? Porque l es el gobernante de todos aquellos que estn en rebelin contra Dios. Cualquiera que est en rebelin contra Dios automticamente est bajo la autoridad de Satans. l tiene "dominio de las tinieblas".

    Y l [Dios] os dio vida a vosotros, cuando esta-bais muertos en vuestros delitos y pecados...

    (Efesios2:l)

    Esta no es la muerte fsica. Esta es la muerte espiritual, y, se aplica a todos nosotros. Es ah donde todos nosotros estbamos. Todos estbamos muertos para Dios porque vivamos en delitos y pecados.

    En los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, con-forme al prncipe de la potestad del aire.

    (Versculo 2)

    Satans es el gobernante con autoridad en la regin del aire. Hay dos palabras griegas para aire. Una de ellas nos da la palabra ter. La otra nos da la palabra aire. La diferencia que se hace en el idioma griego es como sigue: ter es la atmsfera ms alta

    36

  • L A S L N E A S D E C S I B A T E E S T N T R A Z A D A S

    [aqu se refiere al firmamento]; ar (aire) es la atms-fera ms baja, inmediata a la superficie de la tierra. La palabra empleada aqu tiene el segundo signifi-cado. Satans es el gobernante del reino con autoridad sobre la superficie de la tierra, inmediato a la tierra. El pasaje de Efesios declara que l es:

    ...el espritu que ahora opera en los hijos de desobediencia. (Versculo 2)

    Por qu opera l en estas personas? Porque ellos han desobedecido a Dios. Nosotros tenemos sola-mente dos opciones: podemos estar en el territorio de Satans o en el ter- -

    o no hemos aceptado al gobernante nombrado por Dios, Jess, entonces esta-mos en el reino de Satans porque somos hijos de desobediencia. Satans tiene autoridad legtima sobre todos aquellos que estn en rebelda contra Dios. Si ellos hablan en lengua o no, eso no tiene importancia. Satans gobierna sobre los rebeldes.

    Entre los cuales tambin todos nosotros vivi-mos en otro tiempo en los deseos de nuestra

    ritorio de Dios. No hay una tercera opcin. Si nos sujetamos al gobernante nombrado por Dios, Jess, tenemos derecho a estar en el reino de Dios. Pero si lo hemos rechazado

    S A T A N S T I E N E

    A U T 8 R I D A D L E G T I I I I A

    A U E L L S U E

    ESTN EN REBELDA

    C N T R A D l f f i S *

    SffiBRE TffiDffiS

    3 7

  • L U C I F E R A L D E S C U B I E R T

    carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos. (Versculo 3)

    "Todos nosotros" hicimos esto. Todos. Ntese tam-bin que nuestros errores no slo fueron de la carne. Nuestros pensamientos tambin estuvieron alejados de Dios. Las Escrituras dicen que la mente carnal es enemiga de Dios (Vase Romanos 8:7). Usted tiene un enemigo de Dios viviendo en su crneo, la mente car-nal.

    Continuando en Efesios 2, leemos:

    [Nosotros] ramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los otros. (Versculo 3)

    Esa es una declaracin muy importante. Naci-mos con una naturaleza de desobediencia. Este es un hecho de la experiencia humana. Cuntos padres alguna vez han tenido que adiestrar a sus hijos para que sean traviesos? Ninguno, pues en cada descen-diente de Adn est la naturaleza de un rebelde. Adn no tuvo hijos sino hasta despus de que se rebel. Consecuentemente, cada uno de los que des-cendemos de Adn ha heredado la naturaleza de un rebelde. Esa naturaleza nos hace sujetos a la autori-dad de Satans.

    L A S A L I D A

    Dios ofrece una salida del reino de Satans, y, una entrada al reino de Dios. Esto es vivido para m. Hace algunos aos mientras predicaba en el pas de Zambia,

    38

  • L A S L N E A S D E CITIBATE E S T N T R A Z A D A S y

    me encontraba en una remota rea al oeste del pas, justo en la ribera del Ro Zambezi, el cual en ese punto separa a Zambia de Zaire. Tena una congregacin de entre cuatrocientos o quinientos africanos y yo estaba tratando de comunicarles esta maravillosa obra que Dios ha hecho posible para que nosotros escapramos del reino de Satans y entrramos al reino de Dios. Les dije: "Supongan que aqu al lado este del Ro Zambezi nosotros estamos en el reino de las tinieblas. Pero al otro lado del ro est el reino de la luz. Para salir del reino de las tinieblas y entrar en el reino d e l a luz, necesitamos D i e s 8 F R E C E U N A tener u n puente que S A L I D A D E L R E I N D E

    dicindoles: "Dios ha E N T R A D A A L R E l N e

    un slo puentela cruz de Jesucristo. Al cruzar por ese puente ustedes pueden pasar del reino de las tinieblas al reino de amor del Hijo de Dios".

    Dios no solamente quiere que nos quedemos en el puente. l quiere que entremos en el otro reino y que gobernemos ahora con Jess como reyes y sacer-dotes. Ese es nuestro destino. Aqu est el problema con la iglesia cristianatenemos millones y millones de personas que han salido del reino de las tinieblas pero todava estn deambulando en el puente. Ellos " "nca se han movido hacia el reino de Dios. Muchas

    cruce el ro". Continu S A T A N S , Y , U N A

    provisto un puente. Hay D E D i e s .

    3 9

  • L U C I F E R A L D E S C U B I E R T

    personas dicen: "Yo soy salvo, y eso es todo". Es mara-villoso ser salvo, pero eso no termina ah. El puente es slo el camino que va de un reino al otro. El Nuevo Testamento ensea que a travs de la redencin, por medio de la sangre de Jess, Dios nos ha hecho reyes y sacerdotes en el aqu y ahora.

    Pues si por la transgresin de uno solo rein la muerte, mucho ms reinaran en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abun-dancia de la gracia y del don de la justicia.

    (Romanos 5:17)

    Permtanme hacerles una pregunta directa: Dnde se encuentra usted ahora mismo? Est deam-bulando en el puente? O, est usted reinando en vida con Jess? Todas las personas creen que reinarn en la otra vida. Eso es maravilloso, pero no es lo que a Dios le preocupa ahora. l est preocupado acerca de dnde estamos en esta vida.

    Q U L G R J e s s ?

    Para nosotros es muy importante ver como Jess cumpli lo que tena que cumplir.

    Y despojando a los principados y a las potes-tades, [Jess] los exhibi pblicamente, triun-fando sobre ellos en la cruz. (Colosenses 2:15)

    Qu principados y poderes El despoj por medio de la cruz? Quin est representado en la palabra

    4 0

  • L A S L N E A S D E C I I I B A T E E S T N T R A Z A D A S

    ellos? Eso es correcto, Satans y sus secuaces. Otras traducciones identifican a "poderes y autoridades" (lbla, por ejemplo) como aquellos a quienes Jess despoj en la cruz.

    Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potes-tades [ntese las mismas palabras como en Colosenses 2:15], contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espi-rituales de maldad en las regiones celestes.

    (Efesios 6:12)

    Tengo el privilegio de haber estudiado griego desde los diez aos de edad. (Realmente, no siempre fue un privilegio, cranme!) Pero estoy capacitado para ensearlo a nivel universitario. Eso no significa que yo siempre est en lo correcto, pero al menos, estoy facultado para dar una opinin informada. (En reali-dad nadie est siempre en lo correcto con relacin al idioma griego; histricamente ha sido un idioma muy complicado). Pero yo les ofrecer a ustedes la versin "de Prince" acerca del versculo que habla de luchar contra carne y sangre: "Porque nuestro encuentro de lucha no es contra personas con cuerpos".

    No estamos peleando contra personas con cuerpos. Estamos en un encuentro de lucha con un reino muy poderoso y altamente organizado, que tiene gobernado-res, sub-gobernadores, y sub-sub-gobernadores. Cada gobernador es responsable ante Satans por cierta

    41

  • L U C I F E R A L D E S C U B I E R T O

    rea bajo su autoridad. Satans tiene todo el mundo dividido en reas que l busca dominar a travs de estos gobernadores. Para continuar con la versin "de Prince" acerca de Efesios 6:12: ".. .contra los dominado-res mundiales de las tinieblas presentes".

    Deliberadamente uso aqu la palabra domina-dores porque la palabra griega es muy fuerte, y porque la dominacin es un caracterstica de la actividad

    satnica. Dios nunca domina, por lo que, si se

    Si S A T A N S encuentra con alguien R E C I B E A D R A C I N , dominado, de seguro

    ES AFiRiA S U usted no est tratando RECLAI D E S E R c o n D i o s - Y o m e refiero

    les de las tinieblas presentes". El blanco de Satans, el cual persigue f irme y constantemente, es conver-tirse en el gobernante de este mundo. El lugar que claramente vemos esto es en referencia al f inal de los tiempos. Segn entiendo la profeca correspondiente a ese tiempo, habr un perodo muy breve justo al f inal de los siglos cuando Satans tendr xito temporal-mente. l lo har a travs de cierto hombre que se levantar, llamado el Anticristo, uno que ser facul-tado por Satans. Satans persuadir a muchos en el mundo (aquellos cuyos nombres no estn escritos en el Libro de la Vida del Cordero) para que adoren al

    I G U A L A D i e s . a las potestades con las que tratamos como "los dominadores mundia-

    4 2

  • L A S L N E A S D E C S I B A T E E S T N T R A Z A D A S

    Anticristo. Al adorarlo a l, ellos en realidad estarn adorando a Satans quien le ha dado poderes.

    Por qu Satans quiere que le adoren por sobre todas las cosas? Porque eso tiene relacin con su deseo de ser igual a Dios, lo cual fue la causa de su cada. Satans hoy no est en el nivel que l experi-ment antes de su cada, pero todava tiene una va para reclamar igualdad con Diospor medio de la adoracin. Esa es la nica actividad que por derecho le pertenece solamente a Dios. Pero si Satans puede recibir adoracin, eso afirma su reclamo de ser igual a Dios. Cuando realmente llegamos a entender el con-flicto entre los reinos, encontramos que la suprema ambicin de Satans es ser adorado. Es tambin muy importante comprender que lo que adoramos es lo que tiene poder sobre nosotros. He tratado con personas que han adorado a Satans. Cranme, para hacer que ellos queden libres es la mayor batalla porque Satans siente que l tiene legtimo poder sobre ellos.

    La descripcin f inal de este reino satnico en Efe-sios 6:12 es "huestes espirituales [o fuerzas] de maldad en las regiones celestes". Los cuarteles generales de Satans no estn en el infierno; estn en las regiones celestiales. Cierto lenguaje tradicional de la iglesia no se corresponde con las Escrituras en este asunto. A las personas que dicen que Satans est en el infierno, yo les digo: "Sera fantstico si fuera cierto, pero no lo es". Satans est en todos lados. Pedro escribi esta advertencia: "Su enemigo el diablo ronda como len

    4 3

  • L U C I F E R A L D E S C U B I E R T

    rugiente, buscando a quien devorar" ( I ra Pedro 5:8, NVI) .

    Examinemos ahora el hecho de que Jess despoj a los principados y a las potestades de Satans. El lo despoj de todas sus armas. El idioma griego es muy enftico. El no les dej nada. Cmo lo hizo El?

    (pUITAND L A B A R R E R A

    Primero, necesitamos entender que el arma nmero uno de Satans contra la raza humana es la culpa. Jess le quit la habilidad de hacernos cul-pables. Examinemos los hechos que ya conocemos. Dios ya trat con Satans antes de que l creara a Adn. Satans ya era un ngel cado, enemigo de Dios y de cualquier cosa que Dios crearaparticu-larmente el hombre. Satans tuvo xito incitando a Adn a la misma rebelin que l haba escogido. En su incitacin Satans le dijo: "Sers como Dios", que fue exactamente lo que inicialmente ocasion su pro-pia cada.

    Asumamos que Satans conoce un poco de los sentimientos y actitudes de Dios y conoce del amor de Dios por la raza humana. Leemos en el libro de Job que cuando los ngeles se presentaban delante de Dios, Satans vena entre ellos (Vase Job 1:6). En ese tiempo l todava tena cierto acceso a la presencia de Dios. Adems, el texto parece indicar que la nica persona que reconoci a Satans fue el Seor, pues l mismo se haba transformado en un ngel de luz.

    4 4

  • L A S L N E A S D E c e m B A T E E S T N T R A Z A D A S 9 Yo me imagino que el dilogo entre Satans y Dios

    pudo haber sido algo como esto:

    Satans le dice al Seor: "T eres un Dios de just i -cia. T eres un Dios justo, y yo soy un rebelde. Lo s. No tengo dudas de ello. Ves ese el lago de fuego all con todo el humo desagradable saliendo de l? Yo s que es ah hacia donde me dirijo. S que fue creado para m y mis ngeles. Pero, Dios, yo slo quiero recordarte a Ti de algo. Ves a los hombres y mujeres que T amas? Ellos son tan culpables P a r a L e s ( ? u e

    como yo. Ellos son rebeldes C R E E N E N J E S S , tambin. As que, cuando L A C U L P A B I L I D A D T me lances junto con D E A D A N Y A Nffi mis ngeles al lago, tam- i m I T ^ A r v i

    T O & L E S E S I I I I P U T A D A . bien tendrs que lanzarlos _ = = = = = ^ = = ^ = = = = ^ a ellos a ese lago. Solo recu-erda, Dios, Tu justicia hace que eso sea esencial".

    Supongo que nos podemos imaginar que por siglos Dios no le respondi a Satans. Mas Dios tena un plan. Su plan era Jess. Y cuando Jess vino, El se convirti en el ltimo Adn, el ltimo representante de la raza admica. l tom sobre S mismo toda culpa, toda condenacin, y, todas las malas consecuencias de la transgresin de Adn. l muri como "el ltimo Adn", l fue sepultado como "el ltimo Adn", y, se levant otra vez como "el segundo hombre", la cabeza de una nueva raza. De esa manera, Jess extingui la culpabilidad de la raza de Adn. Para los que creen en

    45

  • L U C I F E R A L D E S C U B I E R T O

    Jess, la culpa de Adn ya no les es imputada. Como resultado del sacrificio de Jess, Dios puede ahora perdonarnos sin transigir en Su justicia. Mediante la muerte de Jess, l ha quitado el argumento de Satans de delante de Dios. l ha hecho posible que nosotros seamos recibidos por Dios como justos sin ninguna condenacin.

    Si echamos un vistazo brevemente a Colosenses, veremos cmo Jess quit nuestra culpa:

    Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisin de vuestra carne, os dio vida juntamente con l, perdonndoos todos los pecados, anulando el acta de los decretos que haba contra nosotros, que nos era contra-ria, quitndola de en medio y clavndola en la cruz. (Colosenses 2:13-14)

    A travs de la muerte de Jess, sin transigir en Su justicia, Dios puede perdonarnos todos nuestros anti -guos actos de desobediencia. Cuntos de ellos? Todos ellos. Si an queda un pecado que no fue perdonado, no tendramos el derecho de acceso a Dios. Gratamente, Dios ha hecho posible que nosotros estemos seguros de que todos nuestros pasados actos pecaminosos han sido perdonados.

    Porque l mismo [Jess] es nuestra paz: de los dos [judos y gentiles] pueblos ha hecho uno solo, derribando mediante su sacrificio el muro de enemistad que nos separaba, pues

    46

  • L A S L N E A S D E C I I I B A T E E S T N T R A Z A D A S

    anul la ley con sus mandamientos y requisi-tos. (Efesios 2:14-15, NVI)

    Nada podra estar ms claro que eso. l aboli la ley con sus mandamientos y requisitos.

    Ya que por las obras de la ley ningn ser humano ser justificado delante de l; por-que por medio de la ley es el conocimiento del pecado. (Romanos 3:20)

    Somos justificados. Como lo declara este pasaje, ningn ser humano lograr justicia ante los ojos de Dios por guardar la ley. El problema no est en la ley; el problema est en nosotros. No podemos guardarla. Y no podemos dividir la ley en muchas secciones dife-rentes y decir: "Yo cumplir la Seccin A e ignorar las Secciones B y C. Cumplir con la Seccin D y despus cumplir un poco de las otras secciones". La ley es una sola ley. O usted la cumple todaperfecta-mentetodo el tiempo, o usted no lograr la justicia por medio de ella. No hay otra opcin.

    Porque el pecado no se enseorear de voso-tros; pues no estis bajo la ley, sino bajo la gracia. (Romanos 6:14)

    Ntese que ley y gracia son alternativas mutua-mente exclusivas. Si estamos bajo la ley, no podemos estar bajo la gracia. Si estamos bajo la gracia, no podemos estar bajo la ley. No podemos tener ambas al mismo tiempo. Si estamos bajo la ley, el pecado

    4 7

  • L U C I P C R A L DesCUBICRT

    tendr dominio sobre nosotros. Si estamos bajo la gra-cia, Pablo dijo que el pecado no tendr dominio sobre nosotros porque no estamos bajo la ley.

    V l V l E N D E N L I B E R T A D

    Porque todos los que son guiados por el Esp-ritu de Dios, stos son hijos de Dios.

    (Romanos 8:14)

    Cmo vivimos como hijos (e hijas) de Dios? Por medio de la gua del Espritu Santo. Esta es una ver-dad v i ta l que se le ha escapado a la mayora de los cristianos. Hablamos de ser salvados, bautizados con el Espritu, bautizados en agua, como si eso fuera todo. Sin embargo, eso es solamente la entrada. La vida est en ser guiados por el Espritu diariamente, a cada hora, momento a momento.

    Porque el fin de la ley es Cristo, para justicia a todo aquel que cree. (Romanos 10:4)

    Si creemos, entonces para nosotros Cristo es el fin de la ley para justicia. No el f in de la ley como parte de la Palabra de Dios. No el f i n de la ley como parte de la historia de la cultura de Israel. Sino que es el f i n de la ley como un medio para lograr la justicia con Dios. Esto es cierto para todos los que creen: judos o gen-tiles, protestantes o catlicos. Ella no hace diferencia. Si somos reconocidos como justos delante de Dios por medio de la muerte de Jess, esto significa el f i n de la ley.

    4 8

  • i L A S L N E A S D E C I I I B A T E E S T N T R A Z A D A S Pero si soy guiados por el Espritu, no estis bajo la ley. (Glatas 5:18)

    Podemos escoger, pero no podemos tener ambas. Jess hizo posible que nosotros quedramos sin culpa y sin condenacin. El

    N U N C A aboli la ley como un medio de conseguir justicia con Dios. A L C A N Z A R E m S Siempre y cuando L A J U S T I C I A C N busquemos lograr la DlffiS S I SLAmENTE justicia mediante e l C u m P L i m S C N cumplimiento de una

    L A S R E G L A S , ley, nosotros nunca estaremos sin con-denacin. Nunca podremos estar seguros de haber hecho lo suficiente. Nunca podremos estar seguros de que antes de que cada da termine nosotros no habremos roto algn aspecto de la ley.

    Yo no estoy sugiriendo que debemos quebrantar la ley o ser desobedientes. Lo que estoy diciendo es que nosotros nunca lograremos la justicia con Dios si solamente cumplimos con las reglas. El tratar de hacer eso es insultar a Dios porque, de hecho, le esta-mos diciendo a El : "Jess no necesit morir. Pude haberlo logrado sin E l " . Que terrible cosa es decir: que la muerte de Jess no fue necesaria. As, que, somos libres de condenacin sobre la base de estos dos hechos. Primero, nuestros antiguos pecados son

    4 9

  • L U C I F E R A L D E S C U B I E R T

    perdonados totalmentetodos ellos. Segundo, no se nos requiere que guardemos la ley para alcanzar la justicia de Dios.

    5 0

  • C A P T U I T R E S

    E N G U E R R A C O N T R A E L

    R E I N O D E L A S T I N I E B L A S

  • i L U C I F E R A L D E S C U B I E R T O Est claro que Jess ha obtenido la autoridad.

    Nosotros tenemos que ejercer la autoridad. En un sen-tido, Su autoridad es completamente inefectiva hasta que la ejerzamos. La nica manera de que el mundo pueda entender totalmente lo que Jess ha logrado es por medio de nosotros al ejercer Su autoridad en Su favor, haciendo discpulos de todas las naciones. Esto es un claro principio de las Escrituras. Jess yo lo hizo; nosotros tenemos que aplicarlo.

    Hay dos errores que debemos ser cuidadosos de no cometerlos. El primero

    TENsmes Q U E TmAR L S P A S S

    es pensar que tenemos que ganar la victoria. Nosotros no tenemos

    N E C E S A R i e s q u e h a c e r i 0 porque Jess P A R A A P L I C A R L A y a g a n la victoria. E l

    V I C T S R I A Q U E J E S S segundo error es pensar Y A G A N . que no hay nada ms

    para nosotros hacer. Eso tampoco es cierto. Tenemos que tomar los pasos nece-sarios para aplicar la victoria que Jess ya gan.

    El primer paso que debemos tomar es ponernos toda la armadura de Dios. En Efesios 6, donde Pablo habl acerca del reino de Satans en las regiones celestes, l inmediatamente sigui con esto:

    Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podis resistir en el da malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.

    (Efesios 6:13, el nfasis fue aadido)

    5 4

  • E N G U E R R A C N T R A E L R E I N D E L A S T I N I E B L A S

    Ntese que nosotros debemos tomarla. La armadura no crece sobre nosotros. Ni Dios la pone sobre nosotros. Tenemos que tomarla. Pablo estaba escribiendo a per-sonas que eran cristianascomo usted y yoy les asign la responsabilidad de ponerse la armadura.

    A R I A D U R A D E F E N S I V A

    Antes que todo, echemos una mirada a 2da Corintios, donde Pablo se estaba dirigiendo a todos los cristianos. Esto no slo fue escrito a los apstoles o pastores. Esto se aplica a todos los cristianos.

    Pues aunque andamos en la carne, no milita-mos segn la carne. (2da Corintios 10:3)

    Pablo dijo que nosotros vivimos en cuerpos fsicos y que estamos en guerra. Pero la guerra no es en el reino fsico. Entonces, si la guerra no es en el reino fsico, debe ser en lo espiritual.

    Porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la des-truccin de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conoci-miento de Dios, y llevando cautivo todo pensa-miento a la obediencia a Cristo.

    (Versculos 4-5)

    Donde la Versin Reina Valera dice "argumentos", otras versiones dicen "razonamientos" (Traduccin Literal de Young) o "especulaciones" ( L B L A ) . Tambin

    5 5

  • L U C I F E R A L D E S C U B I E R T O

    encontramos las palabras conocimiento y pensamiento empleadas en este versculo. Si examinamos estas cinco palabrasargumentos, razonamientos, especulacio-nes, conocimiento y pensamientoreconoceremos que todas ellas pertenecen al mismo reino: la mente. Este es un hecho v i tal . El campo de batalla es la mente. Es ah donde se pelea la batalla. Estoy seguro que cualquiera que haya tratado de v iv ir la vida cristiana ha descubierto esto. No siempre podemos reconocerlo como un hecho teolgico, pero la verdad del asunto es clarala mayora de nuestras batallas estn en nues-t r a mente.

    Otro punto que debemos considerar acerca de nuestra guerra, recordando que todos estamos en ella, es que nuestro reino est en guerra contra el reino de Satans. Somos ciudadanos del reino de Dios; por con-siguiente, estamos en guerra contra Satans.

    L A N A T U R A L E Z A D E L A S F O R T A L E Z A S

    Las armas que Dios nos ha dado son poderosas para derribar fortalezas o fortines. Qu clase de for-talezas estamos derribando? Las de Satans. Y en que reino? La esfera de la mente.

    Satans construye muchos fortines diferentes en las mentes de las personas, si yo tuviera que esco-ger una palabra para sumrselas a todos ellos, esco-gera la palabra prejuicio. Prejuicio significa tener un pensamiento determinado antes de que usted conozca los hechos. La tpica declaracin de una persona

    5 6

  • f iN G U E R R A CffiNTRA EL REIN DE L A S T I N I E B L A S

    prejuiciada es: "Mi pensamiento est determinado; no me confunda con los hechos!" En su variedad de for-mas, el prejuicio es una de las muchas fortalezas ms poderosas de Satans. El construye prejuicios como una fortaleza en las mentes de las personas para evitar que la verdad del Evangelio entre y haga su obra.

    Nosotros vemos esto vividamente en relacin a la gente que se envuelve en cultos y religiones falsas. Un creyente puede citarles la Biblia perfectamente, pero ellos no pueden escuchar porque sus mentes estn totalmente preprogramadas. Ellos tienen una manera especfica para cont- = = = = = = ^ = = = = = starle. Y eso representa S e m e s C I U D A D A N e s un fortn en sus men- _

    . mi_ . D E L REIN DE D l S ; tes, lo cual evita que la verdad de la Palabra de p e R CNSIGUIENTE, Dios entre. ESTAIIIffiS E N G U E R R A

    Esto tambin se C O N T R A S A T A N S . ve claramente en los encuentros con los musulmanes. Aunque ellos pueden creer ciertas verdades acerca de Jess, aun admitir que l era el Mesas, incluso estar de acuerdo que l naci de una virgen, hay dos cosas que ellos nunca admitirn. Primero, que Jess muri en la cruz. Mahoma ense que un ngel revivi a Jess y se le llev antes de que muriera. Segundo, ellos se oponen apasionadamente a que l es el Hijo de Dios. Esas son las fortalezas en la mente de los musulmanes. Y ellas son fortalezas muy poderosas. Un musulmn puede

    5 7

  • L U C I F E R A L D E S C U B I E R T

    ir muy lejos en su inters con respecto a Jess, pero cuando a l se le pide reconocer que Jess es el Hijo de Dios, se levanta una muralla. Solamente armas sobre-naturales pueden demoler esa muralla.

    L A N A T U R A L E Z A D E N U E S T R A S A R I A S

    Consideremos ahora algunas de las armas descri-tas en Efesios:

    Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podis resistir en el da malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. Estad, pues, firmes, ceidos vuestros lomos con la ver-dad, y vestidos con la coraza de justicia, y cal-zados los pies con el apresto del evangelio de la paz. Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el yelmo de la salvacin, y la espada del Espritu, que es la palabra de Dios, orando en todo tiempo con toda oracin y splica en el Espritu. (Efesios 6:13-18)

    0L CINTURN DE LA VERDAD

    Una frase usada muy a menudo en la Biblia es: "Ceir sus lomos". Para entender esto, debemos com-prender que en los das de la Biblia, tanto hombres como mujeres llevaban largas vestimentas que se extendan hasta debajo de sus rodillas. Para hacer cualquier actividad, lo primero que la persona tena que hacer era subirse las vestimentas hasta arriba de

    68

  • E N G U E R R A C N T R A E L R E I N D E L A S T I N I E B L A S

    las rodillas para tener libre movimiento de las pier-nas. Para llevar a cabo esto, la persona se pona un cinturn, suba la larga vestimenta y la doblaba en el cinturn. Despus de eso, la persona estaba lista para la accin. A no ser que alguien hiciera esto, esa persona no poda entrar en accin porque la larga ves-timenta se lo impeda.

    Cmo se aplica esto a nosotros? Yo creo que las "largas vestimentas" que nos estorban a pueden ser el lenguaje y la conducta religiosos. Debemos ser cruel-mente honestos con nosotros mismos, y, a medida que el Espritu Santo nos diri ja, con las otras personas. No podemos estorbarnos a nosotros mismos con fra-ses religiosas banales. stas pasan a ser un terrible obstculo si queremos ser cristianos verdaderamente comprometidos. No podemos ocultarnos detrs de una expresin religiosa; tenemos que ser sinceros.

    LA CQRAZA DE JUSTICIA

    El rea del cuerpo que protege la coraza es el corazn. Yo siempre he sido bendecido con esta declara-cin de Salomn:

    Con toda diligencia guarda tu corazn, por-que de l brotan los manantiales de la vida.

    (Proverbios 4:23, L B L A )

    Lo que guardemos en nuestro corazn, al f inal , determinar el curso de nuestras vidas, para bien o para mal. Por eso es tan esencial que protejamos

    S9

  • L U C I F E R A L D E S C U B I F R T

    nuestros corazones de toda clase de mal , tambin es por eso que Pablo habl acerca de la coraza de justicia como proteccin del corazn.

    En otra epstola, Pablo volvi al tema de la arma-dura y le llam "coraza de la fe y del amor" ( Ira Tesa-

    lonicenses 5:8, L B L A ) . l Lffi Q U E G U A R D E m e s describi la coraza desde

    EN N U E S T R Q S t r 0 P U n t 0 d e V S t L S i colocamos estos dos pasa CffiRAZNES, A L jes juntos, la coraza de

    F I N A L , D E T E R m i N A R , justicia es una coraza de

    EL CURSffi DE f e3/amor". Esto nos dice la N U E S T R A S V I D A S . c l a s e d e justicia que Pablo

    tena en mente. No la just i -cia de las obras; no la justicia de una ley religiosa; sino la justicia que viene solamente por fe.

    0L CALZADO DEL VAHGELl

    Para este artculo de la armadura identificado como zapatos, yo prefiero referirme a "las botas de la preparacin del Evangelio de la paz". Los soldados romanos llevaban botas de cuero que estaban ajusta-das con cordones hasta la pantorril la. Estas botas est-aban firmemente ajustadas. Las Escrituras enfatizan que nosotros debemos tener puestas nuestras botas. Tenemos que estar preparados para llevar el mensaje del Evangelio de la paz. El hecho es que si no tenemos paz en nuestros propios corazones, realmente no ten-emos mucho que trasmitirles a los dems. Debemos

    6 0

  • E N G U E R R A C N T R A E L R E I N D E L A S T I N I E B L A S

    creer y conocer las Escrituras. Debemos ser capaces de guiar a las personas hacia la verdad de la Palabra de Dios. Esta es la preparacin del Evangelio de la paz.

    EL escuDe DE LA FE

    Vemos dos clases de escudos que se mencionan en el Nuevo Testamento: El uno es un escudo redondo, pequeo; el otro es largo, un escudo ovalado que poda cubrir a la persona entera. Del escudo que se habla en este pasaje es el largo, el escudo ovalado detrs del cual un hombre poda estar cubierto totalmente. Este es el escudo de la fe.

    EL YEime DE LA SALVACIN

    Qu rea de la persona protege el yelmo [casco]? La mente. Debido a mis propias luchas con la depre-sin, desde temprano Dios me mostr que tena que aprender a proteger mi mente. Cuando yo le pregunt a l cmo deba hacerlo, la respuesta vino de la Pala-bra de Dios: El yelmo de la salvacin.

    Cuando Dios hizo que esa verdad me fuera clara, me dije a m mismo: Yo s que soy salvo. Significa eso que ya tengo el yelmo de la salvacin? La respuesta vino cuando vi que Pablo estaba hablando en este pasaje a personas que eran salvas y bautizadas con el Espritu. Sin embargo, l continuaba dicindoles que se pusieran el yelmo de la salvacin. Nosotros no tene-mos automticamente puestos el yelmo slo porque somos salvos. Claramente, necesitamos "ponrnoslo".

    61

  • L U C I F E R A L D E S C U B I E R T O

    En I r a Tesalonicenses encontramos una referen-cia muy til: "Y con la esperanza de la salvacin como yelmo" ( I ra Tesalonicenses 5:8). Eso me ayud gran-demente a descubrir que la naturaleza del yelmo es la esperanza. As como la fe protege nuestro corazn, la esperanza protege nuestra mente contra la depresin y el desnimo. La fe bblica est en la esfera del corazn:

    la esfera de la mente. El C O R A Z O N E S , L A

    N U E S T R A S m E N T E S . que se espera" (Hebreos ~ 11:1). As que, sobre la base de la fe en el corazn, podemos tener esperanza en la mente. Y la esperanza protege nuestras mentes.

    LA ESPADA DEL ESPRITU

    En la lista de la armadura espiritual, hay un art-culo ms del equipo: la espada del Espritula Pala-bra de Dios. Muchos de nosotros podemos ya estar familiarizados con las distinciones intelectuales entre lgos y jrmalgos siendo el eterno consejo de Dios y jrma siendo la Palabra de Dios hablada. Esta cita de Efesios 6 nos dice que la espada del Espritu es la jrma de Dios. En otras palabras, no es la Biblia que est en su mesa de noche; es la Palabra de Dios obrando cuando nosotros hablamos con nuestra boca.

    P R O T E G E N U E S T R O S

    A s c o m o L A F E

    "Porque con el corazn se cree" (Romanos 10:10). Pero la esperanza est en

    E S P E R A N Z A P R O T E G E escritor de Hebreos dijo: "La fe es la certeza de lo

    6 2

  • E N G U E R R A C N T R A E L R E I N D E L A S T I N I E B L A S

    Esa es una espada. Es as como Jess la us cuando Satans lo confront en el desierto. Tres veces l le dijo: "Escrito est" (Mateo 4:4-10; Lucas 4:4-10). Eso es hacer de la palabra escrita, lgos, su jrma. Y eso es lo que hace retroceder a Satans.

    LA spriniA ARRIA Cuando analizamos esta lista de seis artculos en

    el equipo, vemos que, esencialmente, son armas de defensatodas excepto la espada. Esta ltima es un arma de ataque. Con todo, necesitamos comprender que la espada puede operar solamente hasta donde nuestro brazo alcance. No podemos derribar el reino de Satans sin las otras armas.

    Siempre que encuentro seis cosas buenas en la Biblia (esta es solamente mi observacin personal) yo tiendo a buscar la sptima. As que, mientras exam-inamos la lista de estos seis artculos, necesitamos buscar el sptimo. Creo que la sptima es presentada al f inal del pasaje: "Orando en todo tiempo con toda oracin y splica en el Espritu" (Efesios 6:18).

    La oracin es nuestro medio de romper con los impedimentos de alcanzar slo hasta donde se extiende el brazo. La oracin no tiene lmites. Es nuestro "proyectil balstico intercontinental". Podemos lan-zarlo desde cualquier lugar y hacerlo caer en cualquier lugar. Hay tres componentes principales, en el arma de la oracin, para hacer la obra: la Palabra de Dios (lgos), el nombre de Jess, y la sangre de Jess.

    6 3

  • L U C I F E R A L D E S C U B I E R T O

    Aunque la oracin es un arma poderosa, necesita-mos algo para lanzarla. Cualquier proyectil requiere de algo para lanzarlo. Cualquier bomba requiere de algo para dejarla caer. Cualquier bala requiere de algo para dispararla. En los tiempos antiguos, cualquier flecha requera de un arco para lanzarla. Quiero sug-erir que lo mismo es verdad con el arma de la oracin. Ella requiere de algunos medios de "lanzamiento". Recuerde que en relacin a la sptima arma contra el reino de Satans, nosotros tenemos los principales componentes: la Palabra de Dios; el nombre de Jess, y, la sangre de Jess. Cmo logramos que ellas sean eficaces contra el reino de Satans? Es mi experiencia de que tenemos que hacer uso de nuestras cuatro vas principales para lanzar la sptima arma: la oracin, la alabanza, la predicacin y el testimonio.

    Pero estos cuatro dispositivos de lanzamiento son solamente eficaces hasta que sean cargados con la Pal-abra de Dios, el nombre de Jess, y, la sangre de Jess (el componente principal del arma de la oracin).

    N U E S T R A N E C E S I D A D D E L P D E R D E D i e s

    De la boca de los nios y de los que maman, fundaste la fortaleza, a causa de tus enemigos, para hacer callar al enemigo y al vengativo.

    (Salmos 8:2)

    Quin es "el enemigo y el vengativo"? Satans. Quines son los otros enemigos? El reino de Satans, los principados y potestades del aire.

    64

  • E N G U E R R A C G N T R A E L R E I N D E L A S T I N I E B L A S

    Nosotros debemos darnos cuenta de nuestra nece-sidad del poder sobrenatural de Dios. El cristianismo es una religin de lo sobrenatural. Una vez le en el libro de los Hechos, examinndolo para ver lo que sucedera si quitaba toda referencia a la manifesta-cin sobrenatural. (No slo la experiencia interna sobrenatural, sino las acciones que son visiblesque pueden ser percibidas por los sentidos). Al f inal de mi estudio del libro de los Hechos, el cual tiene veintio-cho captulos, descubr que ningn captulo de entre los veintiocho quedara

    C R E Q U E L A

    N E C E S I D A D P R I N C I P A L

    intacto si eliminamos lo sobrenatural. El nico registro que tenemos en las Escrituras de cmo D E L A I G L E S I A la iglesia intent operar A C T U A L E S E L P 0 D E R declara que nosotros no S B R E N A T U R A L , podemos funcionar efi- ^ ^ ^ ^ = ^ = = = = = = cazmente y cumplir con la voluntad de Dios solamente por nuestra propia habilidad natural . Debemos tener la capacitacin del Espritu Santo. Y una forma pr in -cipal de esa capacitacin es la lista de dones sobrena-turales del Espritu Santo en el captulo doce de I r a Corintios.

    Una declaracin del apstol Pablo resume lo que estoy diciendo: "Porque el reino de Dios no consiste en palabras, sino en poder" ( I ra Corintios 4:20).

    No es cuestin de teologa, aunque ciertamente la teologa tiene su lugar. No es cuestin de debate. No es

    6 5

  • L U C I F E R A L D E S C U B I E R T O

    asunto de prueba intelectual. Es la demostracin del poder sobrenatural de Dios.

    Creo que la necesidad principal de la iglesia actual es el poder sobrenatural, especialmente cuando esta-mos rodeados de millones de musulmanes. Nada alcanzar ms eficazmente la mente de los musul-manes que la demostracin del poder sobrenatural de Dios. Y personalmente nosotros tenemos una opor-tunidad sin precedentes. En vez de ir a los musul-manes, ellos han venido a nosotros. En el pasado no podamos ir a sus naciones y proclamar el Evangelio porque nos podan encarcelar o ejecutar. Pero Dios ha hecho los arreglos para que los musulmanes vengan aqu. La pregunta es: Qu est haciendo la iglesia al respecto? Es tiempo de que la iglesia se levante y declare: "Vamos a demostrarles que Jess vive".

    L A c u L m i N A c i N D E N U E S T R A B A T A L L A

    E S P I R I T U A L

    A medida que concluimos nuestras observaciones acerca de nuestro papel en la guerra entre el reino de Dios y el reino de Satans, echemos un vistazo a la culminacin proftica de esta guerra en el libro de Apocalipsis:

    Despus hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ngeles luchaban contra el dra-gn; y luchaban el dragn y sus ngeles; pero no prevalecieron, ni se hall ya lugar para

    66

  • fjN G U E R R A C 0 N T R A E L REIN D E L A S T I N I E B L A S

    ellos en el cielo. Y fue lanzado fuera el gran dragn, [la serpiente antigua], que se llama diablo y Satans, el cual engaa al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ngeles fueron arrojados con l. (Apocalipsis 12:7-9)

    Este pasaje nos da la ms completa descripcin de Satans en un versculo. La palabra diablo (dibolos, en griego) significa "calumniador" o "falso acusador". Satans significa "un enemigo" o " u n opositor". l es el calumniador que se opone a Dios, al pueblo de Dios y a los propsitos de Dios, engaando a todo el mundo.

    En este punto el gran dragn es arrojado de su reino en el aire. Esta no es solamente la culminacin de la guerra, sino tambin la descripcin de nuestra victoria. Por eso es tan importante.

    Entonces o una gran voz en el cielo, que deca: "Ahora ha venido la salvacin, el poder, y el reino de nuestro Dios, y el poder [o autoridad] de Su Cristo; porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos. Y el que los acusaba delante de nuestro Dios da y noche.

    (Versculo 10)

    En este pasaje son los ngeles los que hablan. Por lo que, cuando ellos dicen: "nuestros hermanos", ellos se refieren a nosotros. Entonces, qu est haciendo Satans ahora mismo? Acusndonos. Dnde? Ante el trono de Dios. Ese es un hecho espantoso, no es as? Y Satans hace esta acusacin de da y de noche. Su

    6 7

  • y L U C I F E R A L D E S C U B I E R T O

    nico propsito es probar nuestra culpabilidad. (Sola-mente como una nota aparte, no podemos verdadera-mente derrotarlo hasta que sepamos como tratar con su arma de culpa).

    E L secRET ms P D E R S

    Ahora quiero compartir lo que considero el secreto ms poderoso de las Escrituras que Dios me haya revelado. Yo miro esto como de sumo valor:

    Y ellos le han vencido por medio de la san-gre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte. (Apocalipsis 12:11)

    Ntese que este versculo dice: "Ellos le han ven-cido". Quines son ellos? Eso se refiere a nosotros. Quin es l? Satans. Claramente, este es un con-flicto directo entre la iglesia y Satans.

    de Dios dice que la sangre de Jess hace por nosotros. Nuestro testimonio lo hace personal. Toma la verdad general de las Escrituras y la aplica personalmente a nuestras vidas.

    S A T A N S N S A C U S A

    D E D A Y D E N O C H E .

    S u N I C P R O P S I T O

    E S P R O B A R N U E S T R A

    C U L P A B I L I D A D .

    Recuerde que el testimonio es una de las cuatro vas de lan-zamiento de las armas. Esto significa que ven-cemos a Satans cuando testificamos personal-mente lo que la Palabra

    6 8

  • fjN G U E R R A CffiNTRA EL REIN DE L A S T I N I E B L A S

    Para poder aplicarla eficazmente, tenemos que saber lo que la Palabra de Dios dice acerca de la sangre de Jess. De otra manera no podemos hacerlo. Exami-nemos algunas de las declaraciones de las Escrituras acerca de la sangre de Jess.

    REDENCIN

    Por medio de la sangre de Jess somos redimidos:

    En quien [en Jess] tenemos redencin por su sangre. (Efesios 1:7)

    Redencin significa que hemos sido comprados de nuevo. Estbamos en el reino de Satans; hemos sido comprado de nuevo y sacados del reino de Satans. Pedro nos dice que el precio de nuestra redencin no fue pagado con plata u oro, sino con "la sangre pre-ciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminacin" ( I ra Pedro 1:19).

    Dganlo los redimidos de Jehov, los que ha redimido del poder del enemigo.

    (Salmos 107:2)

    Hacemos de esto nuestro testimonio personal, al decir en alta voz: "Por medio de la sangre de Jess, soy rescatado de la mano del diablo".

    Lim PIEZA

    Somos limpiados por medio de la sangre de Jess:

    6 9

  • L U C I F E R A L D E S C U B I E R T

    Pero si andamos en luz, como l est en luz, tenemos comunin unos con otros, y la san-gre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado. ( I ra Juan 1:7)

    Las palabras utilizadas en este pasaje estn todas en el tiempo presente continuo; si andamos con l con-tinuamente, nosotros continuamente tendremos con-fraternidad y la sangre nos limpiar continuamente. Tenga en cuenta, esto es condicional. Si no estamos caminando en luz, la sangre no nos limpia. Pero al caminar en luz, tenemos confraternidad con los her-manos creyentes. Si estamos fuera de esa confrater-nidad, estamos fuera de la luz. Si estamos fuera de la luz, la sangre no nos limpia. Esa es verdad importante que debemos recordar.

    Hacemos esto personal, diciendo en voz alta: "Mientras camino en la luz, la sangre de Jess me limpia de todo pecado, ahora y continuamente.

    JUSTIFICACIN

    Somos justificados por medio de la sangre de Jess:

    Estando ya justificados en Su sangre. (Romanos 5:9)

    Justificado, significa "absuelto, inocente, hecho justo, justocomo si jams hubiera pecado".

    Hacemos este testimonio personal, diciendo en voz alta: "Por medio de la sangre de Jess, yo soy

    7 0 '

  • f iN G U E R R A CffiNTRA EL REIN DE L A S T I N I E B L A S

    justificado, absuelto, inocente, hecho justocomo si jams hubiera pecado".

    SANTIFICACIN

    Somos santificados por medio de la sangre de Jess:

    Por lo cual tambin Jess, para santificar al pueblo mediante su propia sangre, padeci fuera de la puerta. (Hebreos 13:12)

    El ser santificado tiene dos significados, uno nega-tivo y uno positivo. Negativamente significa: "estar separado y apartarse del pecado". Y positivamente sig-nifica: "ser hecho partcipe de la santidad de Dios".

    Hacemos este testimonio personal, diciendo en voz alta: "Por medio de la sangre de Jess, yo estoy san-tificado, separado del pecado y del reino de Satans, y me hecho partcipe de la misma santidad de Dios".

    Entonces, pongamos juntos estos testimonios poderosos y digmoslos como una declaracin per-sonal:

    "Por medio de la sangre de Jess, yo soy redi-mido de la mano del diablo. Mientras camino en la luz, la sangre de Jess me limpia del pecado, ahora y continuamente. Por medio de la sangre de Jess, soy justificado, absuelto, inocente, hecho justocomo si jams hubiera pecado. Por medio de la sangre de Jess, soy

    7 1

  • ^ L . U C I P E R A L D E S C U B I E R T O

    santificado, separado del pecado y del reino de Satans y hecho partcipe de la santidad de Dios".

    Una vez que hayamos hecho esta declaracin, ten-emos inmensa razn para darle gracias a El .

    72

  • C A P T U L C U A T R

    E L P O D E R D E L A

    C R U Z

  • C A P T U L CUATR

    E L P O D E R D E L A C R U Z

    Porque la palabra de la cruz es locura a los que

    se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a

    nosotros, es poder de Dios.

    I r a Corintios 1:18

    E n los ltimos captulos he explicado la absoluta perfeccin de la obra redentora de Jess en la cruz. Esta cubri cada necesidad que pueda presentarse en nuestras vidas. Fue una obra perfecta. Por medio de esta obra en la cruz, Jess administr una derrota total , irrevocable y eterna a Satans y su reino. Estas son las buenas nuevas del Reino!

    Qu podramos suponer sera la respuesta del diablo a esta obra? Qu querra hacer l al respecto? El hara lo imposible por minar la obra de la cruz. El hara lo imposible por ensombrecer la obra de la cruz, pues una vez que la obra de la cruz sea ensombrecida, l podra reafirmar su control sobre la humanidad. Y eso es precisamente lo que el diablo hizo, ha hecho y

    75

  • L U C I F E R A L D E S C U B I E R T

    est haciendo. Claramente, uno de sus primeros obje-tivos es ocultar lo que fue logrado por la muerte de Jess en la cruz.

    P R Q U S A T A N S G N s e m B R E c c L A C R U Z

    Vemos tres razones para los fieros esfuerzos del diablo para ensombrecer el poder de la cruz. Primero, es la nica base de toda la provisin de Dios por Su pueblo redimido. No hay otra base.

    Porque con una sola ofrenda [sacrificio] hizo perfectos para siempre a los santificados.

    (Hebreos 10:14)

    Mediante el sacrificio de Jess en la cruz, Dios ha hecho todo lo que ser necesario para cualquier ser humano en cualquier perodo de la historia. Todo se hizo por medio de la cruz.

    Nuestra apropiacin de la obra de la cruz es pro-gresiva: estamos siendo santificados. Lo que Jess ha hecho es perfecto, acabado, completo. Sin embargo, nuestra apropiacin es progresiva. No creo que n i n -guna persona, incluyndome a m, todava se haya apro-piado de todo lo que ha sido hecho factible a nosotros por medio de la cruz. A medida que caminamos en el proceso de la santificacinsiendo hechos santos, siendo amoldados a Dios, pensando los pensamientos de Dios, viviendo a Su modonos apropiaremos ms y ms. Pero si el enemigo se mueve para ensombrecer el poder de la cruz, aunque viviramos como hijos del

    76

  • f k P O D E R D E L A C R U Z 9 Rey, empezaremos a v iv ir como limosneros e indi -gentes. Su meta es ocultar el hecho de que todos los beneficios que Dios ha provisto llegan a nosotros ni-camente en base a la cruz. Satans es muy astuto. l sabe dnde golpear. l sabe que si puede ensombrecer la cruz, l tendra a la iglesia a su merced.

    La segunda razn por la que el enemigo quiere ensombrecer el poder de la cruz es que ese fue el medio para la derrota total de Satans. En captulos anteriores miramos ms de cerca la obra reden- e . _, f ,

    S A T A N A S S A B E tora de Dios. Por medio , , T , , Q U E SI P U E D E de la cruz, Jess propino

    una total derrota, eterna ENSniBRECER L A e irreversible a Satans. C R U Z , L T E N D R A Satans no puede cambiar A L A I G L E S I A A eso. Pero lo que l puede s u m E R C f 3 D . hacer es tratar de ocultar ese hecho de nosotros. El resultado sera que ya no viviramos ms en victoria porque no entendemos que la victoria ya fue ganada para nosotros.

    La tercera razn por la que Satans ensombrece el poder de la cruz es que esa la nica fuente de poder para la verdadera vida cristiana. A algunos cristia-nos y siclogos populares les gusta citar el Sermn del Monte como la manera en que las personas deben vivir. Aunque el sermn fue bueno, la nica manera para que nosotros obtengamos la habilidad de vivir,

    7 7

  • L U C I F E R A L D E S C U B I E R T

    ta l como ste lo describe, es por medio del sacrificio en la cruz. El sacrificio de Jess trat con el hombre viejo, con la naturaleza carnal. Tal como lo dijo Pablo: "Nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con l" (Romanos 6:6); y un poco ms adelante, en Gla-tas l agreg: "Pero los que son de Cristo han cruci-ficado la carne con sus pasiones y deseos" (Glatas 5:24). Hasta que aprendamos a aplicar la cruz a nues-t r a naturaleza carnal, la naturaleza seguir gober-nndonos. Nosotros solos no podemos gobernarla.

    Pablo dijo en Romanos 6:6: "Nuestro hombre viejo fue crucificado...a fin de que no sirvamos ms al pecado". Esa es la provisin de la cruz. Y una vez que nosotros comprendamos en nuestras vidas lo que Jess logr en la cruz, el diablo queda derrotado.

    L A " Q U I N T A c L u m N A " D G S A T A N S

    En 1936 hubo una guerra civil en Espaa, entre partidos del ala izquierda y del ala derecha. Trgica-mente, los espaoles estaban peleando unos contra otros. En un punto, un cierto general espaol sitiaba una ciudad espaola. Un segundo general vino a l y le dijo: "Cul es su plan para tomar esta ciudad?" El primer general replic: "Tengo cuatro columnas avan-zando hacia la ciudad, una desde el norte, una desde el sur, una desde el este y una desde el oeste". Lueg